Revista Ecclesia » El obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá, publica un decreto sobre las indulgencias con motivo del Año Jubilar de la Misericordia
Especiales Ecclesia Iglesia en España

El obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá, publica un decreto sobre las indulgencias con motivo del Año Jubilar de la Misericordia

El obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá, publica un decreto sobre las indulgencias con motivo del Año Jubilar de la Misericordia

Don Jesús Catalá ha firmado, en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el decreto de convocatoria del Año Jubilar de la Misericordia en la Diócesis de Málaga. En él, el obispo  ha hecho públicos los lugares y actos principales para este Año Santo, que se celebra simultáneamente en Roma y en cada una de las Iglesias particulares.

Este Jubileo, proclamado por el papa Francisco desde el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción, hasta el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, fue convocado mediante la Bula “Misericordiae Vultus” de fecha de 11 de abril de 2015. En ella, expresa el Sr. Obispo, “se encuentran los motivos por los que el Papa abre para la Iglesia universal este Año Jubilar, en el que encomienda a la Iglesia y a la humanidad entera, esperando que la Santísima Trinidad derrame su misericordia como el rocío de la mañana”.

En aplicación de dicha Bula, el Obispo hace públicas para la Diócesis de Málaga las condiciones por las que “se puede lucrar durante el Jubileo la Indulgencia plenaria de la pena temporal por los propios pecados o en sufragios de las almas de los fieles difuntos”.

Los fieles debidamente arrepentidos deben cumplir las condiciones acostumbradas de confesarse, comulgar sacramentalmente y rezar por las intenciones del Sumo Pontífice.

Dónde lucrar la Indulgencia plenaria
El decreto recoge que la Indulgencia plenaria podrá alcanzarse “en los días de la Apertura del Jubileo de la Misericordia (8 de diciembre de 2015) y de la Clausura del mismo (20 de noviembre de 2016); y asimismo en los domingos de Adviento-Navidad y de Cuaresma-Pascua, visitando el templo parroquial o cualquier otro templo abierto al culto”.

Asimismo, en los templos señalados a continuación “cada vez que los visiten, realizando los actos devocionales acostumbrados, y participen allí en alguna celebración sagrada o, al menos, se detengan en un tiempo de recogimiento meditando la Palabra de Dios y concluyendo con la Profesión de Fe en cualquiera de sus formas legítimas y el rezo del Padrenuestro por las intenciones del Sumo Pontífice”. Los templos son:

– la Santa Iglesia Catedral (Málaga);
– la iglesia parroquial de San Sebastián (Antequera);
– la iglesia del Sagrado Corazón (Melilla);
– la iglesia parroquial de Santa María (Ronda).

En las fechas de apertura y clausura del Jubileo el Obispo impartirá la Bendición Papal con la Indulgencia plenaria en la celebración eucarística de la Santa Iglesia Catedral, “lucrable por parte de todos los fieles que reciban tal Bendición con devoción”.

En cuanto a los fieles que por graves motivos no puedan participar de las celebraciones jubilares o no puedan acercarse a los lugares establecidos en el presente Decreto, como es el caso de los enfermos, ancianos, monjas de clausura, encarcelados, el decreto recoge que “podrán lucrar la Indulgencia Plenaria con las mismas condiciones, si realizan las condiciones acostumbradas en los lugares donde se encuentran”.

Sacramento de la reconciliación
Para que todos los fieles puedan acceder fácilmente al Sacramento de la Penitencia, el Sr. Obispo pide a los sacerdotes “que estén disponibles para administrar este sacramento y den a conocer los horarios de confesiones”. Asimismo, afirma en este texto que “pueden también organizarse celebraciones penitenciales comunitarias, en las que se ayude a los fieles a un adecuado examen de conciencia”.

Por medio de esta convocatoria, se invita a unirse a la iniciativa de “24 horas para el Señor”, que se celebrará durante el viernes y sábado que anteceden el IV domingo de Cuaresma de 2016, “con el objetivo de facilitar el sacramento de la Reconciliación, sobre todo a los jóvenes, quienes en una experiencia semejante suelen reencontrar el camino para volver al Señor, redescubriendo el sentido de la propia vida”.

Este Año Santo pretende acercar a todos a la misericordia de Dios, por lo que el Santo Padre Francisco, recoge el decreto, “ha facultado a todos los sacerdotes para absolver las censuras reservadas al obispo. Además, nombrará algunos sacerdotes, llamados “Misioneros de la Misericordia”, que tendrán la facultad de absolver incluso las censuras reservadas al Sumo Pontífice”.

El 13 de diciembre, apertura de la Puerta de la Misericordia
La Puerta Santa de la Catedral de Málaga será la que se encuentra en el patio llamado “de las cadenas”; y se abrirá el día 13 de diciembre de 2015, tercer Domingo de Adviento. “Los fieles que devotamente la atraviesen para ganar el Jubileo, podrán experimentar el amor de Dios que consuela, perdona y ofrece esperanza”, recoge el decreto.

Se anima a realizar peregrinaciones a los lugares jubilares, “significando que la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio; y que debemos ser misericordiosos como Dios-Padre lo es con nosotros”. Igualmente, se exhorta a llevar a cabo “obras de misericordia corporales y espirituales, para despertar nuestra conciencia ante el drama de la pobreza material y espiritual; y para entrar cada día más en el corazón del Evangelio”.

El Sr. Obispo termina encomendando “todas estas iniciativas y los frutos del Jubileo de la Misericordia a la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María, para que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús”.

Foto: Puerta de la Misericordia de la catedral de Málaga



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa