Revista Ecclesia » El obispo de Jaén: «El nacimiento de Jesús es la noticia más gozosa de toda la historia»
Destacada Iglesia en España Última hora

El obispo de Jaén: «El nacimiento de Jesús es la noticia más gozosa de toda la historia»

El obispo de Jaén, Sebastián Chico, presidió por primera vez la Eucaristía de Navidad en la Catedral. La celebración estuvo solemnizada por las voces blancas de la Escolanía de la Catedral. Junto al Prelado jiennense concelebraron el deán y vicario general, Francisco Juan Martínez Rojas, así como miembros del Cabildo Catedral.

Chico Martínez ha comenzado su predicación explicando que aunque no abra los telediarios, ni salga en la portada de los periódicos, «es la noticia más gozosa de toda la historia, la que vale la pena que celebremos cada año: el nacimiento de Cristo Jesús».

El verdadero sentido de la Navidad

«Hoy, los cristianos de todo el mundo, aquellos que somos conscientes de nuestra fe, sabemos muy bien por qué nos alegramos y qué es lo que celebramos: que Dios se ha encarnado en nuestra raza humana, con una finalidad muy concreta: salvarnos, liberarnos del mal y divinizar al hombre. Porque es un Dios cercano y porque, nuevamente, Dios nos comunica la gracia que aconteció aquel bendito día. Y por todo ello estamos alegres… es la verdadera alegría de la Navidad».

Dejarse interpelar por el misterio del nacimiento del Señor

«Ese es el misterio que nos llena de gozo, pero también que nos interpela y nos exige. Hoy se nos pone en la tesitura de: “¿Estás dispuesto a acogerle a recibirle en tu vida? ¿Quieres dejarle que te ame? ¿y tú quieres amarle?” Debemos acoger a ese niño que es Hijo de Dios y Hermano nuestro. Jesús viene a su casa, esa casa es tu corazón. Que nuestro orgullo, nuestra soberbia, no le cierren la puerta».

Para finalizar la homilía, Sebastián Chico animó a los fieles congregados en la Catedral a ser con su testimonio, que al igual que el ángel a los pastores, anuncien a todos la alegría de que el Mesías ha nacido. «Hacen falta mensajeros de Belén, misioneros de la gracia y del amor de Dios, hacen falta sacerdotes, religiosos, familias, jóvenes, hombres y mujeres, misioneros que ayuden a los hombres de hoy y de mañana a conocer esta gran noticia del amor de Dios, de la verdad de nuestra salvación».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas