Iglesia en España Última hora

El obispo de Jaén: «El coronavirus nos ha roto algunos esquemas sobre los sacramentos de iniciación»

El obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, ha dirigido una carta a las familias con hijos en periodo de iniciación cristiana. «El coronavirus nos ha roto algunos esquemas sobre estos sacramentos, de momento el del tiempo de celebración y quizás también el modo de celebrarlos», ha expresado como motivo que le ha llevado a redactar esta carta. Este mes de mayo es, tradicionalmente, en el que se celebran muchas primeras comuniones que han tenido que posponerse, así como las catequesis de preparación.

En este contexto, Rodríguez Magro ha querido destacar el papel de las familias. «Sois imprescindibles», les ha dicho, al mismo tiempo que ha reconocido que la Iglesia puede encontrar vías de apoyar mejor a las familias. «Seguramente, nadie os lo dice como la Iglesia, pero es así. Por eso, seguramente alguno de vosotros estará diciendo: ¿y qué hace la Iglesia para acompañarme? En verdad se hace mucho; pero seguid preguntando, porque aún hay que hacer mucho más y, sobre todo, mejor», ha afirmado.

También ha querido animar a los padres en los fracasos. «a veces, por más que lo intentáis, ellos no siguen vuestro ejemplo», ha reconocido.

La Iglesia complementa a la familia

En este sentido, también el obispo de Jaén ha reconocido que, existe un «cierto fracaso en la iniciación cristiana», y que la Iglesia «no cumple con su deber de hacer cristianos capaces de vivir su fe en las actuales circunstancias». Al mismo tiempo, ha hablado de que las responsabilidades son compartidas y que «la Iglesia ha de completar lo que la familia, en sus condiciones y circunstancias, no pudiera hacer».

Por ello, el obispo de Jaén ha querido dirigir unas palabras especiales a los catequistas. «Sueño con una catequesis que deje de ser, cuanto antes, una clase de catecismo, que cambie de una vez su estructura organizativa en años, edades y fechas y que se sepa situar en un camino que tiene unidad y una meta, que consiste en la identificación con Jesús y, por eso, una vida cristiana capaz de ir creciendo, bien acompañada, aunque mientras crecen no le falten tropiezos en el camino», ha escrito.

Print Friendly, PDF & Email