Iglesia en España Última hora

El obispo de Getafe ordenará cinco diáconos el próximo lunes

El próximo 12 de octubre, a las 18.00 horas, el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, ordenará sacerdotes a cinco diáconos, en la Basílica del Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles. En la misma celebración recibirán el diaconado dos jóvenes seminaristas. Daniel González, Juan Luis Luengo, Víctor Marmolejo y Mateusz Tabaka, y el asuncionista Benjamín Manzanza son los cinco futuros sacerdotes, mientras que los dos nuevos diáconos son Alfonso Chico y Fernando Segura. Todos ellos han descubierto su vocación en lugares muy distintos y en circunstancias muy variadas.

Víctor Marmolejo nació en Colombia hace 44 años pero lleva la mitad de su vida en España. Su deseo hasta que se encontró con el Señor era ser publicista, pero se trastocaron sus planes profesionales y ahora dará publicidad” a la Buena Noticia del Evangelio como sacerdote al servicio del Reino. Está muy contento de haber elegido este camino:Mi mayor ilusión es poder compartir lo más grande y bello que tenemos, nuestro amor por Aquél que por nosotros se entregó en la Cruz y que podemos recibir en la Eucaristía: Jesucristo, el Señor”.

Mateusz Tabaka ha llegado a la diócesis de Getafe desde las lejanas tierras de Lancut (Polonia). Nacido en 1986, fue madurando su fe en la Parroquia Dulce Nombre de la Bienaventurada Virgen María en Czarna, donde a la edad de 14 años sintió que Dios le llamaba al sacerdocio. Después de una serie de vicisitudes en su país de origen, el Señor le llamó a continuar su camino sacerdotal en la comunidad religiosa de los Hermanos del Amor Misericordioso, en Getafe. Con ellos, el 12 de octubre de 2017 se ordenó diácono. Más tarde se dio cuenta de que su vocación no era religiosa, sino diocesana. Desde 2018 ejerce su ministerio diaconal en la Parroquia San Esteban Protomártir (Fuenlabrada). Este paso al sacerdocio supone para él una entrega más profunda y asemejarse más a Cristo. Nosotros estamos llamados a perder la vida para que la Iglesia pueda tener vida en plenitud”, subraya este futuro presbítero.

Daniel González, diácono de 27 años y natural de Alcorcón, fue madurando su fe y su llamada en la Parroquia La Inmaculada de esta localidad, acompañado de amigos y sacerdotes y del grupo de Renovación Carismática. Entró en el Seminario en 2011 y, después de formarse en Teología, decidió estudiar un máster en Ciencias del Matrimonio y la Familia en el Instituto Teológico Juan Pablo II de Madrid. Mi ordenación es la constatación de que Dios es fiel, cumple sus promesas y que su misericordia es muy grande, por elegirme, llamarme y quererme como sacerdote”, explica. Está destinado en la Parroquia San Esteban Protomártir (Fuenlabrada).

Juan Luis Luengo nació el 5 de abril de 1992 en Talavera de la Reina (Toledo), aunque sus orígenes están en Castilblanco (Badajoz) y siempre ha vivido en Carrascalejo (Cáceres). Se encontró por primera vez con el Señor en el Colegio-Seminario de Rozas de Puerto Real (Madrid) y, al terminar 2º de Bachillerato, empezó a estudiar Ingeniería Informática en la Universidad de Extremadura (Cáceres).  Durante los años que pasó en la universidad entre 2010 y 2013, su relación con Jesucristo y con la Iglesia se fue consolidando hasta que ingresó en el Seminario. Su llamada definitiva surgió de una corta experiencia en el Seminario Mayor. Para él,el sacerdocio es el comienzo de una nueva etapa muy marcada por el sacramento; supone una nueva forma de ser y estar en medio del pueblo de Dios, como servidor suyo, acercando la misericordia y la bondad de Dios a todos los hombres, especialmente a los más heridos en el cuerpo o en el espíritu, y buscando siempre la gloria de Dios”.

A estos cuatro diáconos se une el religioso asuncionista Benjamín Manzanza, nacido en 1985 en Kenge (República Democrática del Congo) y que actualmente desempeña su labor pastoral en la Parroquia Santa Teresa del Niño Jesús (Leganés). Gracias a los grupos de Acción Católica llegó a comprender la vocación a la que estaba llamado y ofrecerse a su servicio. Ser ordenado el día de la fiesta de la Virgen del Pilar es una manifestación de su presencia en mi vida. Pienso que su intercesión ante su Hijo me ayudará a la llevar a cabo la misión que la Iglesia me encomienda”, dice.

Diáconos al servicio de Cristo y de su Iglesia

En la misma ceremonia, Alfonso Chico y Fernando Segura serán ordenados como diáconos, un ministerio que les consagra al servicio de Cristo y de su pueblo.

Alfonso Chico, de 31 años y origen mexicano aunque getafense de adopción, se encontró con el Señor mientras realizaba un máster en Derechos Humanos en  la Universidad Carlos III de Madrid. A partir de ahí, su formación en el Seminario de Getafe fue consolidando su vocación hasta llegar al paso al diaconado que dará el próximo 12 de octubre. Su ordenación diaconal supone una gran alegría: Puedo constatar cómo Dios es fiel; además, es un gran paso, pues me consagro a Dios, que es equiparable a contraer matrimonio, es decir, un compromiso de unicidad y exclusividad del corazón para Dios”.

Para Fernando Segura, que llegó a Pozuelo de Alarcón (Madrid) a los cuatro años proveniente de su Jaén natal, el diaconado supone la culminación de un camino que se ha forjado siempre al lado del Señor, a través de una activa participación en la vida de la Iglesia. Después de licenciarse en Administración y Dirección de Empresas y de participar en algún retiro de Emaús, decidió dar el sí definitivo al sacerdocio. Para este seminarista de 34 años, el paso que va a dar supone una renuncia al mundo y a todo lo mundano y la entrega total al Señor”. El diaconado es un servicio que le presto al Señor para que haga y deshaga lo que desee”, afirma.

La celebración será transmitida por el canal diocesano de Youtube: www.youtube.com/getafediocesis.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME