Revista Ecclesia » El obispo de Getafe en su felicitación de Navidad: «Hemos de unir a nuestro andar a los pobres y a los descartados»
Iglesia en España Última hora

El obispo de Getafe en su felicitación de Navidad: «Hemos de unir a nuestro andar a los pobres y a los descartados»

‘Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado’ (Is 9,5) es el título del mensaje con el que el obispo de la diócesis de Getafe, Ginés García Beltrán, quiere felicitar la Navidad a todos los diocesanos y hacer una llamada a caminar juntos en este año sinodal dado que «al portal de Belén no se va solo».

El prelado invita en su carta y en el vídeo que ha realizado para la ocasión, a no dejar a nadie atrás, a tener la mirada fija en el portal «donde se respira amor, delicadeza, ternura y gozo», y en María y José: «ellos nos enseñan cómo vivir la Navidad, cómo contemplar el misterio de todo un Dios hecho uno de nosotros».

Ginés García explica en su mensaje cómo es ese camino hacia Belén, «en compañía, juntos, unidos, en oración, con alegría porque sin duda es una fiesta, apartando de nosotros los temores, angustias y miedos. También es una oportunidad para la conversión y para apartar de nuestra vida todo lo que nos impide llegar hasta Jesús».

Hemos de unir a nuestro andar a los pobres y a los descartados

«En el camino hemos de recoger a los que se quedaron en los bordes, en las cunetas de la historia. Hemos de unir a nuestro andar a los pobres y a los descartados. Ellos son el mejor pasaporte para llegar a Belén. Los pobres son el rostro y la carne del Niño que nace en Belén. Tenemos que acoger a los pobres, levantarlos del fango, cuidarlos e integrarlos en nuestro camino».

Basida, un auténtico vergel de vida y esperanza

A modo de ejemplo de lo que significa el belén, el obispo termina su carta poniendo la mirada en Basida, la casa de acogida para enfermos de VIH ubicada en Aranjuez: «un auténtico vergel de vida y esperanza que nació hace 31 años fruto del amor de Dios donde se acoge a los más pobres, se les curan las heridas y se les quiere como son, donde se demuestra que siempre la consecuencia de la caridad es el gozo y donde se ve con claridad que Dios ha querido nacer para ellos y para todos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas