Revista Ecclesia » El obispo de Canarias muestra su dolor ante el crimen de Anna y Olivia y su repulsa a las «indignas manifestaciones» de un sacerdote de la diócesis
Iglesia en España Última hora

El obispo de Canarias muestra su dolor ante el crimen de Anna y Olivia y su repulsa a las «indignas manifestaciones» de un sacerdote de la diócesis

El obispado de Canarias, en nombre del obispo de la diócesis, José Mazuelos y de toda la comunidad diocesana, desea expresar públicamente «su dolor ante los sucesos acaecidos en Tenerife y de los que han sido víctimas las pequeñas Olivia y Anna». A la vez quiere comunicar su «rechazo tajante» ante las «indignas» manifestaciones que en las últimas horas ha publicado a través de sus redes sociales el sacerdote Fernando Báez Santana.

«Lamentamos profundamente y pedimos perdón por el dolor que estas declaraciones han ocasionado. Rechazamos y desautorizamos dichas opiniones personales que no reflejan los sentimientos de esta comunidad eclesial». Además, desde  el obispado muestran su clara repulsa «ante todo tipo de violencia, de manera especial a la que afectan a niños e inocentes y, en este caso la “violencia vicaria” utilizada como medio para hacer daño a la madre».

De hecho, la Fiscalía Provincial de Las Palmas ha incoado de oficio diligencias de investigación para determinar si las declaraciones de Báez Santana son constitutivas de delito.

Por último, se unen al dolor de Beatriz, y «rezamos a Dios para que consiga consuelo en momentos tan trágicos y sepa encontrar la paz ante tanto sufrimiento y al del resto de los familiares de Olivia y Anna con el deseo de que encuentren en el amor familiar la fuerza necesaria para superar este terrible trance».

El caso de estas niñas de Tenerife que desaparecieron con su padre el pasado 27 de abril, ha llegado a su desenlace cumpliéndose los peores presagios. el 10 de junio por la tarde, la Guardia Civil encontró en el mar los restos mortales de Olivia, la hija mayor de Beatriz, mientras a día de hoy se siguen buscando los de su hermana Anna. Un suceso que la Iglesia «condena» y por el que manifiesta su «dolor y pesar».

«¡Cuánto dolor ante este crimen!»

«¡Cuánto dolor ante este crimen!», expresó al conocerse la noticia el obispo nivariense, Bernardo Álvarez. «No hemos podido contener los lamentos y llantos de amargura. Beatriz, la madre, pero también hoy todos, lloramos a su hija», escribió en un comunicado de parte de toda la diócesis de Tenerife.

Además, subrayó que se «hace necesario redoblar el trabajo para erradicar la violencia» y afirmó que, para hablar de esperanza en estas circunstancias «se necesita compartir la desesperación. Para enjugar una lágrima del rostro de quien sufre, es necesario unir a su llanto el nuestro. Solo así, nuestras palabras podrán dar un poco de esperanza», añade el texto.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa