Revista Ecclesia » El nuncio pide a los sacerdotes en Granada «comunicar la caridad de Cristo como buenos pastores»
Destacada Iglesia en España Última hora

El nuncio pide a los sacerdotes en Granada «comunicar la caridad de Cristo como buenos pastores»

El nuncio del Papa en España, Bernardito Auza, recordó a los sacerdotes «el motivo de su ministerio y su misión en medio del Pueblo de Dios: Comunicar la caridad de Cristo como buenos pastores». Así lo expresó en la catedral de Granada, donde ha presidido la Misa Crismal este Jueves Santo.

Auza ha subrayado la «condición de signos y de instrumentos vivos de la salvación de Jesús» que es el sacerdote «a través de la Palabra, en los Sacramentos, en el servicio de la caridad, robusteciendo la identidad de la misión presbiteral en la diócesis». Una misión para la que «hay que hacerse discípulo y servidor».

Además, ha explicado que en el mismo día en el que en este Jueves Santo la Iglesia hace memoria, «en la celebración de los Oficios de la Cena del Señor, del servicio del Hijo de Dios a Su Iglesia en el lavatorio de los pies, la institución de la Eucaristía y su entrega en la cruz para salvación de todos».

Recordando las palabras de San Pablo —somos vasijas de barro—, el nuncio ha invitado a los sacerdotes a renovar sus promesas en su ministerio como presbíteros «con gozo y alegría a la misión que el Señor nos ha confiado, cultivando para ello la oración y docilidad al Espíritu Santo. Asimismo, rememorando las palabras del Papa Francisco, ha destacado la transmisión de la Buena Noticia que es la Resurrección del Señor para el perdón y salvación de los hombres, cuidando «dos cercanías que se alimentan y cuidan mutuamente: Dios y la gente». Es decir, «un cura cercano a la gente», que transmita esa Buena Noticia, haciendo «presente a Jesús en medio de la humanidad».

Fidelidad y obediencia

Al inicio de la Misa Crismal, el arzobispo metropolitano, Javier Martínez, ha pedido al nuncio que transmita al Papa Francisco, en nombre de toda la archidiócesis, «nuestra fidelidad y nuestra obediencia», al mismo tiempo que expresó su profundo agradecimiento por presidir la Eucaristía Crismal y «acompañarnos en este día tan grande».

Asimismo, el arzobispo agradeció al nuncio de Su Santidad «enriquecernos con el Magisterio en nombre del Santo Padre». Además ha recordado la misión del sacerdote como «servidores del Pueblo de Dios, para que el Pueblo pueda gozar del Misterio Pascual. Que podamos celebrar este Misterio con gozo, y feliz Pascua de Resurrección a los que nos puedo ver en la Pascua», ha concluido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa