Revista Ecclesia » El nuncio finaliza su visita a Cartagena en Caravaca «a los pies de la Santa Cruz»
Nuncio_Caravaca
Destacada Iglesia en España Última hora

El nuncio finaliza su visita a Cartagena en Caravaca «a los pies de la Santa Cruz»

«Termino mi visita a esta querida Diócesis a los pies de la Santa Cruz». El nuncio apostólico del Papa en España, Bernardito Auza, ha finalizado su intensa visita a la diócesis de Cartagena en Caravaca de la Cruz.

Auza visitó el santuario de la patrona de los caravaqueños, la Santísima y Vera Cruz, cuya fachada se ha restaurado recientemente recobrando los colores originales del mármol que la cubre. El nuncio ha entrado por la puerta principal, puerta que no se abría desde el inicio de las obras de restauración.

Un día grande

Auza también ha firmado en el libro de honor de la Cofradía de la Vera Cruz y el hermano mayor de la misma, Luis Melgarejo, le ha regalado la cruz de hermano cofrade en plata. «Es un día muy grande, porque nos visita el máximo representante del Papa en España», ha declarado Melgarejo.

El nuncio presidió el rezo de Vísperas en el santuario ante la presencia del Lignum Crucis. Como en todas las celebraciones que han tenido lugar estos días, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca, tomaba la palabra al comienzo de este tiempo de oración, hablando, en primer lugar, de la celebración, cada siete años, de un Año Jubilar, concedido por san Juan Pablo II, a petición de su antecesor Javier Azagra: «Es una oportunidad de reflexión, de hacer el camino y volver el rostro a Dios; es un acontecimiento feliz y el triunfo del camino es llegar aquí y encontrarse con el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo».

«Todos los caravaqueños la sienten profundamente en el corazón»

Lorca ha destacado también la devoción de los caravaqueños por su patrona: «Caravaca mira a la cruz, gira entorno a esta bella, extraordinaria y maravillosa reliquia que es la cruz de Nuestro Señor Jesucristo y todos los caravaqueños la sienten profundamente en el corazón».

El nuncio agradecía poder finalizar su visita en este lugar: «Termino mi visita a esta querida Diócesis a los pies de la Santa Cruz, doy gracias al Señor en este lugar tan singular para la Diócesis de Cartagena por los dones con los que Dios os enriquece y por la luz de su gracia que os impulsa a trabajar por su reino; que esa luz, ese amor, os ayude en las dificultades y retos que siempre acompañan y que son ocasión para mantener la fidelidad».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa