Revista Ecclesia » El nuncio Bernardito Auza recuerda que «en este tiempo no cabe la división»
Iglesia en España Última hora

El nuncio Bernardito Auza recuerda que «en este tiempo no cabe la división»

«El Papa Francisco nos recuerda que en este tiempo no cabe la división, porque no puede ponerse en riesgo la convivencia pacifica para construir entre todos un proyecto histórico en común». Con estas palabras, y ante algo más de un centenar de personas que se han repartido en los diferentes salones de Palacio Real, el nuncio del Vaticano, Bernardito Auza, ha ejercido de portavoz en la recepción al Cuerpo Diplomático acreditado en España con Sus Majestades los reyes de España.

Auza ha recordado que hace un año, después de esta recepción, se produjo el estallido de la pandemia «que tanto ha afectado a todos los países trastocando todo el orden a nivel individual y social». Ante este hecho desgraciadamente aún presente, «compartimos la preocupación ante este futuro inmediato y pedimos por la labor de todos los altos cargos políticos tratan de conducir la situación sanitaria y devolver la deseada normalidad».

«Espíritu de superación, voluntad y compromiso»

El nuncio ha agradecido «la atención permanente» del rey «mostrándose particularmente cercano a todas las realidades del país, que no ha dejado de personarse en los medios de la atención social que atiende a los más desfavorecidos y vulnerables». Recordando el mensaje de Navidad de Felipe VI, ha expresado que «es un deber recordar a todos los fallecidos y víctimas del coronavirus» y de la misma manera, agradecer «el trabajo de todos aquellos que con el ejercicio de su profesión ayudan y suman su ánimo de servicio para acabar con esta enfermedad».

Pese a que la «zozobra se una a este espacio de crisis económico y social, España cuanta con su espíritu de superación, voluntad y compromiso para apreciar la llamada del Papa Francisco a toda Europa para afrontar esta dura prueba». Por eso, ha querido insistir en las palabras del Pontífice en las que alerta de que ante la situación que viven los países en este momento que en este tiempo «no cabe la división, porque no puede ponerse en riesgo la convivencia pacifica para construir entre todos un proyecto histórico en común».

El nuncio ha expresado en nombre del cuerpo diplomático que «todo progreso está ligado a los valores éticos que sustentan la sociedad, con un objetivo en orden a la justicia y la paz, fomentando el buen entendimiento y la solidaridad». De esta forma, ha añadido, y lamentando la crisis actual «debemos sacer como positivo el reconocer que estamos todos en la misma barca, frágiles y desorientados, pero llamados a remar juntos y reconfortarnos mutuamente». Por último, ha llamado a trabajar en pro de la concordia y unidad entre los pueblos, «especialmente sensibles a todo dolor y agravio a la dignidad humana».

Una llamada a la vacunación solidaria

En el acto, celebrado este 28 de enero en el palacio de oriente, el rey Felipe VI ha hecho un llamamiento a la «vacunación solidaria», afirmando que «nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo». Unas palabras, pronunciadas en medio de la polémica por la irregularidad en la administración de vacunas, que han estado marcadas por la pandemia, que afecta a todo el mundo y que ha hecho más necesaria que nunca la solidaridad internacional.

Los Reyes han presidido la recepción al Cuerpo Diplomático que, en esta ocasión, ha estado condicionada por las extremas medidas sanitarias. Los embajadores de los países acreditados en Madrid, así como los representantes de organismos internacionales con sede en España, han entrado en el Palacio Real cubiertos con mascarillas, después de que un oficial les tomara la temperatura y tras aplicarse en las manos una dosis de gel hidroalcohólico; no han asistido acompañados y el cóctel que cerraba el encuentro se ha suprimido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa