Internacional

El misionero José Diego Román desde la misión de Moyobamba

José Diego Román Fernández es un sacerdote diocesano de Sevilla que ejerce su misión en Moyobamba, Perú, una prelatura enclavada en la selva amazónica del este del país.

“En este tiempo, de Navidad, en el cual no nos olvidemos recordamos el acontecimiento histórico más importante que jamás haya ocurrido en la historia, junto con la Resurrección que el hijo de Dios se hace hombre, es decir, que uno de la Trinidad Dios Hijo, se encarna en el mundo, todo eso es mucho más importante que si hubo mula y buey en el portal de Belén, que si los Reyes Magos, vinieron de mi tierra de Andalucía… Muchas veces la mayoría diría yo, los medios de comunicación, sacan estas cosas, para esconder el verdadero sentido de la Navidad, que no es otro que Dios se hace hombre, y la navidad parecen otras cosas, como el consumismo.

Acá se suelen hacer chocolatadas con panetones, que son una especie de bizcochos con pasas. En cualquier sitio del mundo la Navidad, será y seguirá siendo el nacimiento del hijo de Dios en un humilde portal de Belén. No deja de ser curioso, celebrar la Navidad en manga corta, con calor y sin tus guantes, ni bufanda, ni gorrito, ni polar…, mientras no me pase igual que un año que estaba en un Colegio y dije que la Navidad en España se celebra el 25 de diciembre, y también me dijeron los alumnos que ese día también se celebraba allá.

Celebré las misas del gallo en dos comunidades. Muy dignas pues entre esta gente sencilla y humilde, siempre creo que Dios tiene predilección por ella. Pues en estas capillas que son de adobe, de madera, las que mas con algo de ladrillos, Dios nace al igual que en cualquier catedral del mundo. Fui con un grupo de jóvenes a celebrar la Navidad a una comunidad lejana, a tres horas caminando entre lluvia, barro y montando de vez en cuando en caballo, pues los jóvenes también se cansan y había que turnarse con el caballo. Pero estuvo precioso cómo los niños del pueblo, los mayores, estaban todos contentos pues iban a tener su celebración de navidad. Aquí vi reflejado aquello que dice el Señor hay mucha mayor alegría en dar que en recibir, pues es en estos sitios donde uno como sacerdote se siente realizado, ya que esperaban hace más de medio año la Eucaristía y fue toda una sorpresa para ellos celebrar la navidad con la Eucaristía. Después también hubo chocolatada, panetones y se repartió algo de ropa y juguetes para los niños. Espero que también os acordéis de los más necesitados en estas fechas.

Durante este mes de diciembre, también he tenido sacramentos de iniciación cristiana en mi parroquia, concretamente por la Inmaculada, más de cuarenta niños hicieron algunos sus bautizos, otros la Primera Comunión y otros la Confirmación, y algunos los tres a la vez. Lo más curioso fue que yo tuve que hacer de Obispo, pues Monseñor no pudo venir y delegó en mí para hacer la confirmación a un grupo numeroso de jóvenes. Se ve como con la oración de mucha gente y el trabajo pastoral que se está desarrollando va dando ya sus frutos, en muchos jóvenes y en adultos y familias, pues se ve una parroquia viva y con vocaciones. El Espíritu Santo seguirá derramando sus dones para que la gente llegue más a Dios, para que encuentre el verdadero sentido de sus vidas que está en Dios que se hace hombre por nosotros y tenemos que dejarlo que nazca en nuestros corazones. Ya que no hubo sitio para El, en ninguna posada de Belén si lo haya en nuestros corazones, para que siempre reine el Amor, la Paz, la Esperanza, y dejar atrás el odio, la venganza, la envidia, el rencor…

Ya llegó el final del curso académico, pues acá empieza el curso en marzo y finaliza en diciembre, con motivo de los finales de curso los que dejan el Instituto, los Colegios… hacen lo que laman sus fiestas de promociones, y en todas las promociones tienen un padrino o varios y le dan un nombre a esa promoción. Normalmente es alguien al que le tienen aprecio, o que ha significado algo para ellos. Pues sí, un grupo de jóvenes de un pueblo que se llama Carrizal, vio bien no solo nombrarme de padrino, sino también que la promoción de ellos llevara mi nombre, así que la promoción se llamo Padre José Diego Román Fernández. La verdad es que me lo pasé estupendo en esta fiesta y con este grupo de jóvenes. Para más curiosidades, entre los componentes de la promoción había varios de algunas sectas y todos fueron a la Eucaristía que hicimos en Acción de Gracias por terminar en el Instituto.

Siempre muy unidos y más en estas fechas en la Oración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Un saludo muy especial a toda mi familia que, en estas fechas tan típicas, este año no puedo estar con ellos, y también a mis amigos”.

OMPRESS-MOYOBAMBA (4-1-13)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email