camerun
Internacional

El misionero Fabio Mussi cuenta su experiencia desde el norte de Camerún

Sufrir a Boko Haram: el misionero Fabio Mussi desde el norte de Camerún

El misionero italiano Fabio Mussi, del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME), ha enviado una carta desde el extremo norte de Camerún. Está en la diócesis camerunesa de Maroua, una zona enclavada entre Nigeria y Chad, lugar estratégico de paso y por el que han entrado en Camerún miles de refugiados.

“Acabo de volver ayer por la tarde de una visita en la frontera con Nigeria, en la zona cercana al lago Chad. Por desgracia, la situación sobre el terreno cambia muy rápidamente y varía según los lugares.

En cuanto a mí, confirmo que en Yagoua y en Toulum la situación siempre está bajo control. En cambio, en la zona norte de la diócesis (a la que fui del jueves 12 al domingo 15 de marzo) la situación está empeorando rápidamente.

Las causas están relacionadas, sobre todo, con la vuelta a Nigeria del contingente chadiano que estaba interviniendo para ‘limpiar’ la zona de la presencia de los islamistas de Boko Haram. El presidente de Nigeria ha pedido al contingente chadiano que interrumpiera el avance y volviera sobre sus pasos, justo cuando habían individualizado el cuartel general de Boko Haram. El motivo sólo es político y se reduce a la proximidad de las elecciones presidenciales en Nigeria (que tendrán lugar el 28 y el 29 de marzo). Así que todo comienza de nuevo, al menos en la zona norte de Maroua.

Este hecho ha provocado en unos días una nueva ola de refugiados. En Fotokol, la ciudad y la zona que seguimos más, hemos pasado de 4.500 refugiados a 11.264 refugiados, de los que 5.342 son niños de menos de 10 años. Poquísimos los hombres y jóvenes. Muchas mujeres y personas ancianas y enfermas. Muchos casos de niños malnutridos por la falta de comida. Cuando estaba en Fotokol, hemos asistido a una avalancha de personas que cruzaban el riachuelo, que hace de frontera, para recuperar algo de ropa y objetos personales en Nigeria, y volver a refugiarse en Camerún.

La contradicción en esta tragedia es que el control de los militares cameruneses mostraba cómo varias mujeres llevaban en su bagaje de armas de combate. Esto ha llevado a un endurecimiento de los controles y al cierre temporal de esta vía de salvación. Probablemente estas mujeres han sido obligadas a llevar armas, pero esto confirma la postura de los que sostienen que Boko Haram quiere llevar a tierra camerunesa el desorden y la guerrilla. Así que hay margen para tomarse un respiro.

Esto es para deciros que por los menos hasta la estación de las lluvias habrá acciones de la guerrilla de Boko Haram, que, a pesar de las pérdidas sufridas, no ha sido vencido ni reducido a la impotencia. Podemos seguir esperando una mejoría, pero sin hacernos ilusiones.

En 10 días un equipo de mis colaboradores irá a esas zonas para apoyar a quienes están en el lugar. Precisamente hoy hemos enviado los recursos necesarios para comprar 300 sacos de 100 kilos de maíz para ayuda alimentaria. Esta semana hay que proceder con la primera fase de vacunación contra la meningitis de 5.000 personas. Al mismo tiempo, se ha puesto en marchan un programa de integración alimenticia para 200 niños desnutridos. Estas son las intervenciones urgentes para hacer frente a esta nueva emergencia.

Pienso volver a Fotokol justo después de Pascua, para establecer el trabajo para el mes de mayo. Aquí tenéis en breve la situación actual. Contamos con vuestro apoyo y vuestras oraciones para llevar adelante nuestro trabajo”.

OMPRESS-CAMERÚN (30-03-15)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas