Internacional

El mensaje de Santa Brígida para Europa

El mensaje de Santa Brígida para Europa

La Iglesia recuerda hoy a Santa Brígida, declarada por san Juan Pablo II copatrona de Europa en 1999. Vaticannews entrevistó en italiano a la Madre Hilaria Vieyra, Vicaria general de la Orden del Santísimo Salvador, y habla de esta mujer extremadamente moderna y con un mensaje completamente actual

Debora Donnini y Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano, 23 de julio de 2018

“El mensaje de Santa Brígida es hoy tan actual como en sus tiempos: Europa está igualmente marcada por el secularismo, el materialismo y el odio. Hoy más que nunca, es necesario vivir el mensaje de Santa Brígida que nos llama a la unidad, a la paz y a la solidaridad”. Es así como describe el llamado de la santa sueca, la Madre Hilaria Vieyra, Vicaria general de la Orden del Santísimo Salvador, fundada por la misma santa en el siglo XIV y renovado por la Santa Maria Elisabetta Hesslblad en el siglo XX. Le preguntamos a la Vicaria General sobre el carisma de esta santa, quién es esta mujer tan moderna y tan importante en la historia de la Iglesia para haber sido declarada copatrona de Europa.

Esposa y madre de 8 hijos

Santa Brígida nace en el 1303, hija de una noble familia sueca, y no obstante siente dentro de sí la vocación, acepta casarse como pedía su padre. Tiene 8 hijos. Con su marido Ulf, gobernador importante de un distrito del Reino de Suecia, vive un matrimonio feliz y de fe. “La vida de Brígida fue de oración, de escucha del Evangelio, meditó sobre la Pasión de Nuestro Señor, de donde se definió su carisma de unidad, paz y solidaridad”. Nos cuenta la Madre Hilaria.

Su compromiso por el regreso del Papa de Aviñon a Roma

La segunda parte de la vida de Santa Brígida inicia como viuda. “Llega a Roma en el 1349 para celebrar el Año Santo del 1350, sobre todo para pedir la aprobación de las reglas de la Orden que estaba fundando”, explica la religiosa. Brígida quería fundar una Orden compuesta por religiosas y religiosos. “Al venir a Roma encuentra una situación terrible. El Papa estaba en Aviñón, y no en Roma, el pueblo romano estaba como un rebaño sin su pastor, había además la peste y la guerra entre Francia e Inglaterra”, nos dice la Madre Hilaria, subrayando que “su gran amor por Jesús la empuja a lograr que el Papa regrese a Roma”. Brígida decide establecerse en Roma y en las salas de la Plaza Farnese, donde hoy se encuentra la Curia Generalicia, es “donde recibe la mayor parte de las Revelaciones, pero Por medio de estas revelaciones, traza su mensaje, por medio del Evangelio, de la unión con Jesús y de su amor ardiente al Crucifijo”.

El regreso del Papa a Roma centra su misión y la de su contemporánea, santa Catalina de Siena. Brígida ve realizarse ese deseo brevemente, pues Urbano V regresa a Roma sólo por un breve periodo. Brígida muere en 1373 mientras Catalina será testimonio del regreso definitivo del Pontífice Gregorio XI en el 1377. “Santa Brígida, recuerda la Madre Hilaria, no sólo rezó e hizo sacrificios, sino que también habló con el Papa en persona, con cardenales y príncipes europeos”.

La paz en Europa

Otro esfuerzo de la santa fue su compromiso por la paz en Europa, intercedió para que concluyera la Guerra de los Cien años entre Francia e Inglaterra. Fueron decisivas en ese periodo sus obras de caridad. Ella, que fue una noble, vive en pobreza, llegando incluso a pedir limosna frente a las puertas de las iglesias. Son años de peregrinaciones en varias partes de Italia: desde Asís hasta el Gargano. Por último, su mayor peregrinación, cuando fue a Tierra Santa. Tenía 70 años, pero su edad no la detuvo.

Su experiencia de fe, la pasión por Cristo y La Virgen María lo testimonian el rosario que la santa creó y sus oraciones, vinculadas a las gracias particulares prometidas por Jesús para aquellos que las recen.

Santa Brígida y los Papas

Fue canonizada en el 1391 por el Papa Bonifacio IX, Santa Brígida es patrona de Suecia. En 1999, san Juan Pablo II la declaró copatrona de Europa, porque como se lee en su carta apostólica en forma Motu proprio: “Al indicarla como copatrona de Europa, quiero que esté cercana no solamente para aquellos que han recibido la vocación a una vida especial de consagración, sino también para aquellos que son llamados a las ordinarias ocupaciones de la vida laical en el mundo y sobre todo en la comprometida vocación de formar una familia cristiana”.

Santa Brígida, Santa Catalina de Siena y Santa Teresa Benedicta de la Cruz son las patronas de Europa. San Juan Pablo II dijo también que la Iglesia, aún sin pronunciarse sobre las revelaciones que tuvo Santa Brígida, acogió la autenticidad de su experiencia interior, y recordó su compromiso por la unidad de la fe y de la Iglesia.

Benedicto XVI le dedicó una catequesis en una Audiencia general en el 2010, al unir su figura con la búsqueda de la unidad de todos los cristianos: “Santa Brígida, dijo, testimonia como el cristianismo ha permeado profundamente la vida de todos los pueblos de Europa”.

Después de la reforma protestante, muchas comunidades se habían diseminado. María Elisabetta Hesselblad, al renovar la orden en el siglo XX, le dio una fuerte huella ecuménica a la orden. El Papa Francisco la canonizó en el 2016.

La brigidinas hoy días y el ecumenismo

Nosotras ofrecemos la vida por la unidad de los cristianos. Lo hacemos en silencio, en la oración y en la Eucaristía. En todas nuestras casas practicamos la hospitalidad, ofrecemos nuestro servicio de humildad, caridad y sencillez con el objetivo ecuménico, dice la Madre Hilaria, y añade que en la Casa Generalicia en la Plaza Farnese, Santa Maria Elisabetta Hesselblad durante la Segunda Guerra Mundial escondió a muchas personas, sobre todo judíos. Fue una mujer valerosa y fuerte, con un gran amor por el Señor, que la empujó a obrar el bien, ayudó a los pobres con la acogida, con su gran amor que se veía en su rostro y en sus obras.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email