Firmas

El mal olor de Judas, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (23-4-2016)

El mal olor de Judas, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (23-4-2016)

Gracias a la amable invitación de la emisora “En Familia Radio 740”, de Phoenix (Arizona), he tenido la alegría de contemplar directamente las preciosas tablas que Fernando Gallego, el Maestro Bartolomé y sus colaboradores pintaron para el retablo mayor de la Catedral de Santa María, de Ciudad Rodrigo.

Como se sabe, por largos y complejos vericuetos se encuentran en el Museo de Arte de la Universidad de Tucson. Allí nos impresiona esa tabla que, en una simetría tan poco habitual, representa la creación del mundo y del tiempo, ante el asombro y el acompañamiento músical de los ángeles.

Pero en esta ocasión me he detenido ante la tabla dedicada a la última cena de Jesús con sus apóstoles. A decir verdad, tanto como la escena, de evidente significado eucarístico, me ha llamado la atención el comentario que ofrece la cartela adjunta que trata de explicar la imagen.

En ella se hace alusión expresa a uno de los apóstoles que se ve en el flanco derecho de la escena. Es uno de los que no dirigen su mirada hacia Jesús. De hecho, se vuelve hacia su izquierda para mirar con suspicacia a Judas, que está sentado a su lado. Lo llamativo es que ese apóstol se tapa ostentosamente la nariz.

El comentario de la cartela sugiere al espectador que ese gesto se debe al sentimiento antijudío de la época. Uno está acostumbrado a oír comentarios semejantes que, a tiempo y a destiempo, tratan de arrojar una sombra sobre la intolerancia, la arrogancia o la ignorancia de los pueblos hispanos.

En esta ocasión, el comentario está fuera de lugar. Porque tan judío es Judas como sus compañeros, incluido el que parece denunciar el mal olor de su vecino. Seguramente el pintor, tan amigo del realismo popular en todos los personajes, ha tratado de transmitir a los fieles el mal olor de la avaricia del apóstol traidor.

Es cierto que las relaciones entre las tres grandes religiones no fueron tan pacíficas y cordiales como una determinada propaganda nos quiere hacer creer. Basta abrir el refranero para descubrir la desconfianza que reinaba entre unos y otros.

Creo que el gesto del apóstol no se debe a un brote de antisemitismo que sube hasta las tablas del retablo. Como se sabe, las pinturas murales del románico o las tablas de los retablos góticos o renacentistas y, más aún las pinturas y esculturas barrocas se consideraban como la “Biblia de los pobres”.

El retablo de la catedral de Ciudad Rodrigo ofrecía la base icónica para una verdadera catequesis que va de la creación del mundo hasta el juicio final, con especial atención a la vida, muerte y resurrección de Jesús. Las narices pinzadas por los dedos del apóstol no son un rechazo al mundo judío. Son una catequesis, todo lo burda que se quiera, sobre el mal olor del pecado. Pero esa lección es difícil de explicar en la cartela de un museo.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El mal olor de Judas, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (23-4-2016), 5.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Gracias, compañero y amigo José Román. Los Civitatenses te agradecemos tu artículo, divulgador y clarificador, como siempre. Un abrazo.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...