Iglesia en España Última hora

El laicado español se reinventa en tiempos de pandemia: «Seamos agentes de esperanza»

«Necesitamos profundizar en una reflexión sobre el momento presente, en el contexto de pandemia también providencial, que nos debe conducir a una mirada esperanzada a la realidad». Con estas palabras de ánimo, recibió Carlos Escribano Subías, arzobispo electo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida de la CEE, a los más de 150 participantes de la Jornada Nacional de Delegados Diocesanos de Apostolado Seglar y Responsables de Movimientos y Asociaciones que se celebró de manera virtual este sábado 24 de octubre.

El encuentro se ha centrado en la puesta en marcha del «post Congreso de Laicos» organizado el pasado mes de febrero y en la presentación de la Guía de trabajo de «esta nueva etapa del Congreso», que tal y como ha expresado el obispo «no es un documento cerrado sino una orientación para interiozar el Congreso en las diócesis, asociaciones y movimientos». El obispo ha insistido «en las claves metodológicas de sinodalidad y discernimiento que puede ayudarnos mucho en nuestro trabajo pastoral y como Iglesia». El obispo les ha instado a acoger la invitación de ser «agentes de esperanza»

Consejo Asesor de Laicos

Durante la Jornada, se ha presentado la propuesta para constituir un Consejo Asesor de Laicos con una estructura, funciones y objetivos concretos de la nueva etapa del Congreso. «Todo ello con el fin de seguir dando pasos desde las claves de la sinodalidad y el discernimiento basadas en los itinerarios del Congreso», ha añadido para ECCLESIA Luis Manuel Romero, director de la Comisión que ha agradecido «la ilusión» de los laicos que hacen que «la llama que se encendió en el Congreso ha vuelto a avivarse.

En este momento, la Iglesia está llamada a ser «en salida», a llenar tantos vacíos q hay en nuestra gente». Desde el mes de marzo, ha argumentado Romero, «estamos pasando por circunstancias muy extrañas, que nos obligan a vivir prácticamente al día, sin poder programar casi nada con una perspectiva de futuro, porque cada día, semana o mes, todo puede ir cambiando». Pero este tiempo, ha dicho, «esta hora presente tenemos que saber leerla como un signo de los tiempos e interpretarla a la luz del Evangelio, de la fe, como Iglesia, pueblo de Dios. Nuestra actitud no puede ser la de quedarnos paralizados y parados, sino que tenemos que seguir dando pasos, llevando la buena noticia de Jesús, porque en el momento actual nuestro mundo y nuestra gente la necesita aún más».

Guía de Trabajo

Por su parte, Isaac Martín, delegado de Apostolado Seglar de Toledo, ha presentado la Guía de Trabajo, «que parte de una reflexión general, permite contextualizar el momento en el que nos encontramos, continúa con una síntesis de las propuestas formuladas, tanto general como por cada uno de los cuatro itinerarios del proceso, y termina con un anexo en el que se encuentran, tal y como fueron remitidas, las aportaciones de los grupos de reflexión». De este modo, ha subrayado, «podremos volver sobre ellas para ir concretando las diferentes iniciativas que se impulsarán en los próximos años, tanto a nivel general, como en las diferentes realidades eclesiales llamadas a dar continuidad a este proceso».

El delegado de Toledo ha profundizado en el texto que «no es ni un boceto de plan pastoral ni un manual de uso para poner en práctica en nuestras comunidades; antes al contrario, se trata de un documento muy abierto que puede tomarse como referencia orientadora de la acción pastoral, y su contenido nos ofrece nuevos caminos, pero no agota ni la creatividad ni la libertad a la hora de concretarlo en cada realidad».

En consecuencia, a la hora de concretar el postcongreso, «tan importante es la Guía y todo cuanto en ella se plantea, como su metodología de aplicación: el discernimiento pastoral y la experiencia de la sinodalidad deben ser el modo de trabajo de los contenidos que ahora se presentan. En definitiva, importa nuevamente el proceso, construir trabajando juntos».

Este documento «es el fruto concreto y tangible de un amplio ejercicio de discernimiento sinodal de la Iglesia que peregrina en España y, sobre todo, pretende dar continuidad al mismo en su propia Iglesia local»

Recuerdo especial al obispo Algora

En la Jornada, ha habido un espacio para recordar «a una persona que no faltaba nunca a esta Jornada y que hace pocos días ha sido llamado a la casa del Padre». Con estas palabras se han referido a Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real y responsable de la Pastoral Obrera durante muchos años y por tanto miembro de nuestra Comisión de Laicos. «Una persona muy sencilla, cercana, afable, un pastor que olía a ovejas, que creía de verdad en los laicos y de un modo especial en la labor evangelizadora en el mundo obrero», han concluido.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME