El jueves 16 de agosto la ciudad de Segovia renovó su voto a San Roque
Diócesis Iglesia en España

El jueves 16 de agosto la ciudad de Segovia renovó su voto a San Roque

Ayer, día 16 de agosto, fiesta de San Roque, la ciudad de Segovia renovó el Voto que hizo el Concejo de Segovia en el año 1599. El Alcalde del municipio, acudió como es tradicional, a la Parroquia de San Millán de Segovia, acompañado de la Corporación municipal y el personal del ayuntamiento, para pedir nuevamente la protección del santo francés y agradecerle su  intercesión ante la peste que asoló la ciudad de Segovia en el año 1599 y que milagrosamente desapareció tras pedir la mediación de san Roque.

Durante la Eucaristía, y tras el ofertorio, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, de rodillas ante la imagen religiosa, comenzó el tradicional voto: “En nombre y representación del pueblo de Segovia acudo ante ti señor San Roque, abogado de la peste e intercesor entre el señor Dios y los hombres, a renovarte la fidelidad de esta ciudad noble y agradecida”. En el discurso recordó la promesa de renovar la fe antigua de la ciudad: “queremos renovar el voto que un día hizo el consejo de nuestra ciudad por salvar a tantos afectados».

«Intercede por los hombres y mujeres de este pueblo, los niños y los adolescentes, por todos los vecinos de esta ciudad hasta que otra vez en el año venidero volvamos a ofrecerte este voto de fe y esperanza.»,

Después de la misa, los vecinos sacaron en procesión la carroza que porta la talla del siglo XVI que representa a San Roque con túnica de sayal, báculo, calabaza y sombrero de plata y acompañado de su simpático can. La procesión fue seguida por cientos de personas, no sólo del popular barrio de  San Millán, sino también de otras zonas de la ciudad que acuden para participar, llenos de fervor en esta celebración. El desfile se inició con el toque del himno nacional al que siguieron otras melodías interpretadas con dulzaina y tamboril y acompañadas por el repique de las cuatro campanas de la iglesia de San Millán, que únicamente se detienen cuando el párroco, desde la plaza principal, bendice al barrio entero y pide por los enfermos y las personas que se encuentran sin trabajo.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email