Firmas

El islam y la yihad

El islam y la yihad

El Islam es el conjunto de creencias y prácticas religiosas y civiles, basadas en el Corán, libro que recoge las revelaciones de Alá hechas a Mahoma por medio del arcángel Gabriel, y en la Sunna, libro que recopila los  dichos y hechos de Mahoma. Ambos libros fueron escritos en tiempos de los primeros califas musulmanes. Mahoma, que  nada escribió sino que solo habló, es el profeta fundador del Islam, palabra árabe que significa sumisión a Alá, y la de musulmán que equivale a persona que se somete Ala. Nace en la Meca, el año 570 y muere en Medina en 632, ambos lugares de Arabia.

Las creencias islámicas son cinco: 1º- Existe un solo Dios, llamado Alá, que es omnipotente y misericordioso, ante quien los hombres deben hacer su voluntad. 2º- Existen  ángeles, ministros de Dios, organizados jerárquicamente, cada  hombre tiene dos ángeles protectores y dos ángeles malignos que los tientan. 3º- El Corán es un libro revelado por Dios. 4º- Dios se manifiesta por medio de los profetas, entre los cuales, se encuentran Abraham, Moisés, Jesús y Mahoma, siendo este último, el definitivo. 5º- El día del Juicio Final, los hombres buenos serán recompensados con el paraíso y los malos castigados con el infierno.

Las prácticas islámicas son siete: 1º- Recitar: Alá es grande y Mahoma es su profeta, con cuya fórmula se acepta pertenecer a la comunidad islámica. 2º- Orar cinco veces al día: al alba, al mediodía, a la media tarde, al ocaso del sol y por la noche, en dirección a la Meca, y los hombres deben asistir los viernes a la mezquita para orar. 3º- Pagar la limosna legal dedicada a los pobres. 4º- Ayunar durante el Ramadán, no comer ni beber nada desde el alba hasta el ocaso del sol. 5º- Realizar una vez en la vida la peregrinación a la Meca, si las condiciones físicas le permiten, dando  siete vueltas alrededor de la Kava. 6º:- La yihad, llamada guerra santa, que consiste en tomar las armas para combatir a los infieles, o no creyentes en la fe islámica. 7º. Prohibir   comer carne de cerdo, beber bebidas alcohólicas, practicar la usura y  juegos de azar.

La expansión del Islam por el mundo fue rápida y grande, de tal modo, que durante los siglos VII y VIII, los musulmanes conquistaron y dominaron Arabia, Irak, Irán, Siria, Líbano, Palestina, Egipto, las regiones periféricas de la India y China, el norte de África, casi toda la península Ibérica y una parte de la zona occidental de Francia; siendo derrotados por el rey franco, Carlos Martel, en 732, y deteniendo así la invasión islámica en Europa.

Actualmente el Islam está extendido por todos los continentes, como organización religiosa, política y teocrática. Concretamente, domina en Oriente Medio, en Asia Anterior, en la región caucásica, en el norte de la India, en el sur de Asia, en Indonesia, y en el norte y este de África. Su secreto fue la práctica de la yihad, llamada guerra santa. Los caídos y muertos en la yihad hallarán su recompensa en el paraíso. Este fue el secreto de sus grandes conquistas y éxitos militares. Los islamistas dividen a los seres humanos en fieles e infieles. Son fieles, los creen y practican las enseñanzas de la doctrina islámica. Son infieles, los que no las creen ni las practican, a los que hay que combatir mediante la yihad.

En la actualidad, el Estado Islámico, sito en lugares y comarcas de Irak y de Siria, con el poder económico de sus dólares y euros procedentes del petróleo y con el conocimiento y manejo de las nuevas armas electrónicas e informáticas, han declarado la yihad, la guerra santa, a los infieles de la civilización cristiana y de la cultura occidental mediante la masacre terrorista de personas asesinadas en Paris,  el pasado día 13 de octubre de este año en curso, causando tantas muertes, heridos, dolor, sufrimiento humano y daños materiales. Sus actos terroristas  últimos son muchos, entre ellos, el 11 S de Nueva York en el 2002, el 11 M de Madrid en 2004, el 7 Julio de Londres en el  2005.

En nombre de Dios Padre, que es vida y amor, de la Humanidad y del Islam condenamos dichos actos terroristas yihadistas, como medios bárbaros y salvajes, impropios de personas justas, honestas y religiosas, para combatir la actual civilización cristiana occidental y los principios europeos de libertad, igualdad y fraternidad.

 

 

José Barros Guede

A Coruña, 17 de noviembre del 2015

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Lastimosamente muchos políticos «tontos útiles» con el pensamiento «político correcto» han permitido que miles de terroristas se instalen en Europa, estas son las consecuencias de una mano blanda frente a estos grupos TERRORISTAS.