Revista Ecclesia » El inicio de la pasión
Rincón Litúrgico

El inicio de la pasión

Este año, antes de la celebración de la Eucaristía, no podremos celebrar la procesión de los ramos. Pero podemos proclamar el texto evangélico de la llegada de Jesús a Jerusalén y  recordar las aclamaciones de las gentes que lo acompañaban (Mc 11,1-10).

  • «¡Bendito el que viene en el nombre del Señor».Bendecir a Dios es una forma habitual en la oración judía. Con los hebreos, también nosotros bendecimos a Dios que nos envía a su Mesías y acogemos al Mesías enviado por Dios.
  • «¡Bendito el Reino que llega, el de nuestro padre David!». La fe cristiana identifica a Jesús con el Reino de Dios. Con Jesús, Dios se manifiesta como Señor de la historia. En él se cumplen las antiguas esperanzas . En él está nuestra salvación.
  • «¡Viva el Altísimo!».Jesús es la revelación del Dios de la creación y de la historia. También en esta situación tan dramática que estamos viviendo, los seguidores de Jesús hemos de suscitar la admiración de la fe, la confianza de la esperanza y la eficacia del amor.

UNA PALABRA PROFÉTICA

«Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento». La primera lectura de la misa de este Domingo de Ramos nos presenta al Siervo del Señor, llamado a escuchar la voz de Dios y anunciar a todos los que sufren una palabra de consuelo y de aliento (Is 50, 47).

Es verdad que esas actitudes nunca han sido fáciles. El profeta recibirá burlas y golpes. Sin embargo, ha de saber que siempre encontrará ayuda en el Señor. Así podrá mantenerse firme ante los que tratan de dominarlo y someterlo al silencio.

En el famoso himno que incluye en la carta a los Filipenses, san Pablo nos presenta la humildad del Señor que se ha hecho siervo y la grandeza del siervo que es ensalzado a la gloria, para que ante su nombre se doble toda rodilla (Flp 2, 6-7).

SIETE PASOS EVANGÉLICOS

En la pasión de Jesús según San Marcos, que se lee este año, nos encontramos con varios detalles propios, que podrían resumirse en estos siete pasos

  1. Los discípulos que se duermen en el Huerto de los Olivos «no saben qué responder» cuando Jesús los interpela. (Mc 14, 40).
  2. Se alude a un joven que, en el mismo Huerto de los Olivos pretendía seguir a Jesús, cubierto apenas por una sábana .Pero él, dejando la sábana, huyó desnudo (Mc 14, 51-52).
  3. Ante el tribunal judío, los testigos no se ponen de acuerdo (Mc 14, 58-59) y los criados reciben a Jesús a bofetadas (Mc 14, 65).
  4. Con motivo del proceso ante el tribunal romano, la multitud pidió a Pilato que hiciera como solía y a gritos mostró su interés por la liberación de Barrabás (Mc 15, 7-8).
  5. En este evangelio se nos dice que Simón de Cirene es el padre de Alejandro y de Rufo (Mc 15, 21), que parecen conocidos en la comunidad (cf. Rom 16,13).
  6. El centurión se asombra al ver que Jesús había expirado así (Mc 15, 39) e informa a Pilato para que pueda entregar el cadáver a José de Arimatea (Mc 15, 44-45).
  7. En la mañana del primer día de la semana el ángel encarga a las mujeres que transmitan un mensaje a los discípulos y a Pedro (Mc 16, 7).

Señor Jesús, en esta semana estamos dispuestos a seguir con fidelidad tus pasos. Venerar tu cruz será recordar tu entrega y tu sacrificio No permitas que olvidemos tu pasión y muerte por nosotros. Amén



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa