Revista Ecclesia » El Fondo Diocesano de Solidaridad de Menorca cumple un año de vida
Iglesia en España Última hora

El Fondo Diocesano de Solidaridad de Menorca cumple un año de vida

En mayo de 2020, impulsado por el obispado de Menorca, junto con Cáritas Menorca, se creó el Fondo Diocesano de Solidaridad con el objetivo de dar respuesta a la situación de profunda necesidad, en el ámbito de la vivienda y los suministros esenciales, que consigo estaba trayendo la covid-19. Esta problemática afecta a familias y personas de Menorca, debido a la falta de recursos económicos y laborales y, en muchos casos, por la imposibilidad de acceder a ayudas públicas.

El obispado aportó a esta iniciativa solidaria 100.000 euros, una cantidad que, posteriormente, ha ido aumentando gracias a la colaboración de parroquias, entidades de la Diócesis, empresas y particulares. Con la colaboración de 120 donantes se han sumado 68.927, 88 €, una cifra que según nos cuentan desde la diócesis menorquina sigue aumentando con nuevas aportaciones.

Este primer año de actividad el Fondo Diocesano de Solidaridad ha proporcionado ayudas económicas por valor de 93.267,11 € (259 ayudas): 4.079,74 € (22) en ayudas para hacer frente al pago de suministros básicos (luz y agua) y 89.187,37 € (237) en ayudas para pagar el alquiler, que deja un fondo de 58.379,72€ para hacer frente a una situación económica y social aún muy complicada. 

Cáritas Menorca ha gestionado estas ayudas, ampliando su equipo con 2 nuevas trabajadoras sociales en los municipios de Mahón i Ciutadella.

«Debemos sentirnos responsables de la fragilidad de los demás»

Las 259 ayudas han llegado a 210 personas y/o familias, de las cuales el 65% son mujeres. Cáritas destaca que el 43% son familias con hijos y un 26% personas que viven solas. La crisis sanitaria, iniciada en marzo de 2020, ha desencadenado una profunda crisis social y económica y el aumento del paro. La escasa temporada turística el verano pasado en Menorca y, por tanto, la falta de oportunidades laborales ha provocado que muchas personas y familias se encuentren al borde del abismo, sin ingresos (o muy pocos), sin ayudas sociales, lo cual les imposibilita hacer frente a los gastos de un derecho tan básico y fundamental como la vivienda. 

En estos primeros meses de 2021 la situación no ha mejorado, y la diócesis de Menorca ve cómo muchas personas continúan viviendo en una situación muy precaria. La misión de la Iglesia y de Caritas es seguir acompañando a quienes más nos necesitan, a través del Fondo Diocesano de Solidaridad y de muchas otras iniciativas sociales. 

El obispo de Menorca, Francisco Conesa, nos deja este mensaje: «Lamentablemente son muchas las personas afectadas por la crisis económica que estamos sufriendo, a causa de la Covid-19. Como sociedad debemos escuchar sus demandas y ayudarles a superar las dificultades. Debemos sentirnos responsables de la fragilidad de los demás. Sigue siendo necesaria la ayuda de todos». 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa