Congreso de Laicos

El Espíritu prende la chispa

Con el Espíritu. Difícilmente podía empezar el Congreso de Laicos «Pueblo de Dios en Salida» de otra manera. Por eso, lo primero que se escuchó después de la cuenta atrás fue una voz en off narrando el relato bíblico de Pentecostés. Los congresistas, vestidos de galileos, se fueron poco a poco quitando las ropas para quedarse con outfits contemporáneos. Dos mil años después, la voz del Espíritu sigue moviendo el anuncio.

Después, la responsable de introducir el congreso y dirigir las primeras palabras fue la periodista María Ángeles Fernández, de RTVE, que dijo sentir «gozo» al ver a tanta gente reunida. A la vez, envió un mensaje: «Tenemos que asumir esa vocación que nos corresponde y esa vocación a la que estamos llamados desde nuestro bautismo». Fernández pidió permiso para «hablar en nombre de todos» al asegurar que el sentir general era de «ilusión»

Evangelizar «con gozo y esperanza»

El primero en hablar fue el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid. Blázquez fue a los orígenes de la planificación de este congreso, que supone «una de las acciones más importantes del plan pastoral de la CEE para e periodo 2016-2020». El presidente de los obispos españoles señaló «que no podemos evangelizar sino con gozo  y con esperanza, que es el ambiente que se percibe esta tarde».

Blázquez incidió también en el espíritu sinodal, «que marca este nuevo estilo en las diócesis y en las Iglesias». Al igual que los primeros momentos de la inauguración, destacó que «Pentecostés vence los miedos y saca a las personas abriendo puertas».

Una «Iglesia viva»

El nuncio apostólico  de su santidad, en España Bernardito Auza, fue el encargado de leer el mensaje que el Papa Francisco ha enviado para el Congreso. Pero también dirigió palabras propias a los presentes.

Hasta ahora, su mayor aparición pública en nuestro país. «Recién llegado a España, es una gran alegría y un fuerte aliciente la tarea que me ha confiado el Santo Padre, poder ver en esta unión entre pastores y laicado los signos de una iglesia viva», aseguró. A continuación, como representante del Papa en nuestro país, dio lectura al mensaje que Francisco ha dirigido a este congreso.

Un mensaje en el que el Papa hizo referencia a los santos Cirilo y Metodio, patrones de Europa, cuya fiesta coincide con la inauguración.

«La misión es una prioridad»

El cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida se desplazó desde Rompa para participar en este congreso, y quiso dirigir unas palabras a los delegados. «Estos días de encuentro y reflexión no se limitan a unas conferencias, sino que quieren iniciar procesos para ayudar a todos los fieles bautizados a vivir más profundamente su vocación y la tarea misionera», aseguró. 

«Ni la misión ni el laicado son temas nuevos, pero ahora se detecta la urgencia d ponerlos en primer plano», apuntó el cardenal. Afirmó que el lema del congreso, «Pueblo de Dios en Salida», «subraya la índole misionera que está en la vocación bautismal de cada uno de nosotros». ç

Recordó que desde el Concilio Vaticano II se lleva hablando del papel de los laicos y la igual dignidad de todo bautizado, pero también explicó que los inicios de la evangelización se deben a los laicos. «Todos los fieles laicos de los primeros tiempos, eran espontáneamente misioneros. No necesitaron mucha sensibilización misionera o programas de formación específicos. Ellos lo sentían como algo totalmente natural el anunciar con al palabra y testimonio de la vida la gran novedad que había cambiado su existencia, el encuentro con Jesús», narró.

Tres preguntas, dos respondidas y una por responder

Uno de los miembros de la comisión ejecutiva del congreso es Isaac Martín Delgado, delegado de Apostolado Seglar de la archidiócesis de Toledo y miembro de Acción Católica. Isaac Martín, laico, explicó algunas de los elementos de la preparación de este congreso. Habló de tres dudas «cuando en junio de 2018 se planteó por primera vez esta iniciativa». «¿Íbamos a ser capaces de organizarlo? ¿Era sincera esta afirmación de que sería protagonizado por los laicos? En tercer lugar, se dudaba de que fuera a ir más allá de un libro de actas», contó.

En su discurso ya dio la respuesta a dos de ellas, las primeras. En cuanto a la tercera, afirmó lo siguiente: «Depende de nosotros». Añadió que una de las tareas necesarias es «ser puente» entre lo que se viva en el Congreso y el envío misionero de los laicos.

Procesos para responder a la vocación misionera

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, también intervino en el acto de inauguración, al celebrarse el congreso en esta archidiócesis. Alabó los frutos que produce la diversidad en la Evangelización: «Todas las demás instituciones eclesiales , comunidades de base y pequeñas comunidades, movimientos y otras formas de asociación, son una riqueza de la Iglesia que el Espíritu suscita para evangelizar todos los ambientes y sectores».

Osoro habló de la necesidad de «vivir la misión como proceso», y que esta implica a todos. Deseó que «todos los llamados a vivir la vocación laical sepan elegir y juntos encontrar cauces para crecer como discípulos misioneros, viviendo en comunidad y con la necesidad de asumir un compromiso cada día más fuerte en el mundo».

Print Friendly, PDF & Email