Internacional

El Domingo de Ramos en la catedral de Lima (Perú)

El Domingo de Ramos en la catedral de Lima (Perú)

“La vida junto a Jesús es un canto de amor que se manifiesta en el dolor”, afirma purpurado peruano

En la Santa Misa por Domingo de Ramos celebrada en la Basílica Catedral de Lima, el Cardenal Juan Luis Cipriani reflexionó sobre las palabras de Jesús en la cruz “Dios mío, Dio mío, por qué me has abandonado”, una frase que muchas veces usamos en nuestra vida para cuestionar al Señor.

“Cuántas veces en tu vida puedes pensar Dios mío, por qué me has abandonado, por qué no me escuchas, por qué no me ayudas. La respuesta es muy clara: Él no te ha abandonado, tú lo has abandonado cuando prefieres quedarte en tu propio capricho; cuando prefieres tu propio amor, tu propia comodidad; cuando tu orgullo te lleva a discutir con tus padres o hijos; cuando alguien no hace lo que tú quieres”, señaló.

“La Pasión es una muestra de lo tanto que nos quiere, pues Jesús se deja maltratar, insultar, calumniar, abandonar, lo deja todo porque te dice: “Te busco a ti y nada me va a impedir que lo haga””.

 Comentó que en los tiempos actuales la historia se vuelve a repetir ya que vivimos en un mundo en el cual somos nosotros los que abandonamos a Jesús.

 “Este mundo engreído tantas veces vuelve a condenar a Jesús con mucha crueldad, hoy y ahora. Vemos al traidor Judas, vemos al miedoso de Pilatos, vemos a ese pueblo enfurecido porque lo han engañado, pero también vemos a esas mujeres valientes llorando, vemos a ese discípulo joven debajo de la cruz: Juan, vemos a ese Pedro impetuoso”, expresó.

 “Qué buen momento hoy que comienza la Semana Santa. Qué buen momento para decirle al Señor con confianza por qué me has abandonado. Pero escucharemos ese reproche: Tú me has abandonado. Jesús en silencio te mirará y te dirá: Empieza ese camino de la vida tan bonito, de luces y sombras, de caídas y de levantarse, de momentos de dolor y de gozo”, mencionó.

En otro momento se refirió a las imágenes de Jesús y de su Madre la Virgen María, presentes en la Santa Misa, que reflejan esos momentos que vivió Cristo antes de su muerte.

“Al contemplar estas imágenes se conmueve el corazón. Cuando en pocos días veamos al Señor de los Milagros se conmoverá toda la ciudad. Es una tradición del pueblo limeño que nos hace vivir la Semana Santa con especial realismo”, afirmó.

“En estos días tanta gente, tantas hermandades, tanta devoción, no solo en Lima sino también en todo el Perú y en el mundo entero, nos recuerda este misterio: Jesús que muere para resucitar, Jesús que no nunca nos abandona”, prosiguió.

Finalmente animó a hacer el propósito de ser sinceros con el Señor y pedirle que venga a nuestro lado junto con su Madre.

“Hagamos el propósito de decirle al Señor no te queremos abandonar; queremos defender la vida; queremos defender tus enseñanzas y mandamientos; queremos amar a esta Iglesia que es tuya, al Papa, a los obispos, a los sacerdotes, a las religiosas, al matrimonio; queremos amar tus sacramentos. Y para todo esto Nuestra Madre es la maestra”, finalizó.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani, Monseñor Raúl Chau, obispo auxiliar de Lima, y el padre Martín Arenas, párroco de El Sagrario.

Fuente y foto: Arzobispado de Lima

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.