Revista Ecclesia » El director de la Asociación de Médicos Italianos, sobre la eutanasia: “Altera los principios de solidaridad”
Internacional Última hora

El director de la Asociación de Médicos Italianos, sobre la eutanasia: “Altera los principios de solidaridad”

El director de la Asociación de Médicos Italianos, el doctor Filippo M. Boscia, emitía en un comunicado su rechazo a la regularización de la eutanasia en el país, y recordaba que los médicos no deben provocar la muerte de los pacientes, incluido el de un enfermo terminal. Una nota que ha publicado también la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos.

En su artículo, el experto reconoce que “el pedido del suicidio asistido o de eutanasia surge, con frecuencia, del rechazo a seguir viviendo en condiciones de precariedad y grave sufrimiento, pero debemos estar muy atentos para no aceptar con facilidad lo deshumano por piedad, la racionalidad deshumana por compasión”.

Asimismo, el doctor Boscia añade que “es justo reconocer la libertad y la autodeterminación a todas las personas, pero este reconocimiento no deberá y no podrá entrar en conflicto con la libertad, la deontología y sobre todo, con la conciencia del médico”.

El sanitario además resaltaba en su manifiesto que siempre se debe asegurar a todos los enfermos una muerte digna, al ser un principio esencial de la medicina: “curar y estar en acción” y sin atajos. “Creemos firmemente que el suicidio asistido y la eutanasia no pueden incluirse en los deberes profesionales y deontológicos del médico”, subraya en el comunicado.

“Estas no son opciones terapéuticas posibles ni practicables en la alianza médico-paciente y en la relación de cuidado y confianza: el médico se encontraría en conflicto moral consigo mismo, sobre todo si sus actividades fuesen meras prestaciones técnicas sin valor humano y ético”, expresa.

El médico italiano subrayó asimismo que el sufrimiento del paciente no puede eliminarse a expensas del bien de la vida: “En el proceso de morir la acción del médico debe ser de acompañamiento, de empatía, de proximidad humana, de compromiso profesional, ciertamente renunciando siempre a terapias desproporcionadas o extraordinarias, inútiles, fútiles y onerosas”, ha detallado.

El doctor Boscia destacó la importancia de los cuidados paliativos para los enfermos terminales, en el marco de la ley 38/2010 que los garantiza de manera homogénea y universal en toda Italia. En su opinión, los médicos católicos tienen “la obligación de realizar terapias para el dolor y ofrecer cuidados paliativos adecuados, eficaces y completos, sin excluir apodícticamente las sedaciones paliativas profundas y sin provocar nunca actos de abandono, alejamiento o ausencia de atención”.

Los médicos católicos, prosiguió, consideran que “es un impedimento grave para ellos administrar drogas con fines eutanásicos o para secundar voluntades suicidas”.

Por último, el director de la Asociación de Médicos Italianos ha remarcado que la regularización de la eutanasia en el país “no entusiasma a los médicos”, más bien la contrario, ya que “se cree que puede comprometer los fundamentos mismos de la democracia y el bien común y alterar los principios de solidaridad y justicia reservados para las personas más frágiles”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas