Coronavirus Iglesia en España

El director de Cáritas Sevilla: «Es el momento de poner a los Servicios Sociales a la altura de la Sanidad o la Educación»

El director de Cáritas diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, pone sobre la mesa la situación preocupate que ya estaba presente en nuestra sociedad antes de la crisis, como el alto índice de paro, que alrededor de 70.000 sevillanos y sevillanas se encontraban en una situación de exclusión social severa, o que en Andalucía, según el informe Foessa, había un millón de personas que, aunque hasta el momento no tenían problemas para cubrir sus necesidades más básicas, no podrían afrontar una nueva crisis cayendo así en el sector de la exclusión. Con este escenario como punto de partida de una crisis que ha irrumpido de forma brusca, Pérez de Ayala ha destacado también el desigual impacto que esta ha producido en las familias atendiendo a factores como el de la vivienda, el empleo o el estado económico familiar, y el ámbito relacional, refiriéndose por ejemplo a las personas que viven la soledad o la violencia en la convivencia.

Así se expresó el director de Cáritas en una Comisión No Permanente de Reactivación Social y Económica para el Impulso del Empleo para fomentar la economía y el empleo en Sevilla tras la crisis sanitaria por la pandemia de la COVID-19, reunión convocada por el Ayuntamiento de la ciudad. La primera sesión de esta comisión tuvo lugar el pasado miércoles 13 de mayo en la Casa Consistorial y participaron en ella los representantes de las universidades sevillanas, empresarios y sindicatos, así como de distintas entidades sociales y ONG entre las que se encontraba Cáritas diocesana de Sevilla. Cada uno ofreció una primera perspectiva general sobre el impacto de la pandemia en sus respectivos ámbitos de actuación en los que se irá profundizando durante las próximas sesiones.

«Compremos mascarillas y respiradores sociales»

Así, el director de Cáritas Sevilla pidió a la comisión que ponga sus ojos en quienes sufren con mayor desigualdad las consecuencias de esta crisis poniendo en el horizonte el «sentido primigenio del estado del bienestar: no dejar a nadie detrás… hemos de adquirir el compromiso para no engrosar más esa lista que ya teníamos». Pérez de Ayala insistió en mantener la prioridad en la creación de políticas que favorezcan una salida económica pero también social a la crisis.

En este sentido, planteó la necesidad fortalecer unos servicios sociales que ahora mismo no impiden que las personas se vean obligadas a acudir a organizaciones como Cáritas. «¿Por qué no compramos también respiradores sociales, mascarillas sociales o ucis sociales que tengamos preparados para la próxima crisis?… Es hora de abordar una profunda reforma de los servicios sociales públicos que sean capaces de dar respuesta en las circunstancias habituales y también en situaciones críticas», resaltando que los servicios sociales no pueden ser los olvidados del estado del bienestar, «es el momento de ponerlo a la altura de la Sanidad y la Educación», comentó.

También comentó que, siendo necesarias las medidas sociales excepcionales y su continuidad, «hay que trabajar con los colectivos desfavorecidos en claves de futuro, así como destinar mayores recursos públicos a las políticas sociales», incidiendo sobre todo en preservar la dignidad de las familias, el derecho a la vivienda y al fomento de la economía social.

Juan Espadas, alcalde de Sevilla, agradeció la presencia y participación de cada uno, que da una «visión global para un camino que vamos a andar juntos durante los próximos meses, en un periodo de mucha incertidumbre y complejidad y en el que la Corporación tiene que tomar decisiones sobre los recursos económicos que se destinan a uno u otro ámbito, de ahí que este trabajo nos permite consensuar las medidas más correctas que se han de tomar. Es un trabajo en equipo, compartido, con propuestas e ideas de la propia sociedad civil», trasladó.

Reactivar la economía y proteger a los más vulnerables

De las medidas para la reactivación de la economía, los participantes contemplaron la necesidad de un cambio en el modelo productivo que diversifique los sectores empresariales de la ciudad, basado tanto en la sostenibilidad como en un alto componente tecnológico y de I+D+I, y donde las universidades, además, jueguen un papel capital.

En cuanto a las medidas sociales, se ha defendido la continuidad de aquellas que garantizan la alimentación, acompañadas de iniciativas de formación y reactivación laboral. Las entidades sociales han pedido apoyo a las campañas de recogida de alimentos, refuerzo de los servicios sociales, incentivos a la economía social y ampliar la red de voluntariado, así como proteger a los colectivos que han visto crecer su vulnerabilidad en esta crisis, como víctimas de violencia de género, personas mayores, personas migrantes e infancia.

Print Friendly, PDF & Email