marino jose de larra
Opinión

El día de los difuntos de Mariano José Larra, por Fidel García Martínez

El día de los difuntos de Mariano José Larra, por Fidel García Martínez

Tal es el título de uno de los más logrados artículos costumbristas del padre del periodismo moderno, Fígaro, el Pobrecito Hablador, como se calificaba Mariano José Larra. En estos tiempo casi parecidos a los que él vivió y soportó, es necesario volver a nuestros clásicos, para desprendernos  de todos esas adherencias colonizadoras anglosajonas del Halloween de nuestros pecados o lo que es peor de la fobia contra  la Iglesia Católica que muestran los nuevos alcaldes y concejales de cierta izquierda reaccionaria y sectaria.

La sociedad postmoderna y nihilista  pretende vivir al margen de las verdades más definitivas para el hombre los temibles novísimos: muerte juicio, infierno y gloria con los cuales se pueden hacer gracietas y cachondeos, pero que tarde  o temprano a todos nos llegan con total seguridad, aunque sólo los recordemos en los días de los Santos y de los Difuntos.  Antes se representaba el Tenorio de Zorrilla, el mito más universal de la literatura, a quien  el amor de la novicia seducida, Inés, por apuesta satánica le hace arrepentirse de su depravada vida y rezar aquellos versos memorables: “Clemente Dios gloria  a Ti (…) Mas es justo quede aquí notorio, que pues abre el Purgatorio un punto de penitencia, es el Dios de la Clemencia el Dios de Don Juan Tenorio.

Larra escribe su artículo desde una situación existencial próxima a su horrible suicidio y ante una visión de la España oficial en plena decadencia. La España de Larra,  también sometida a su autodestrucción por  iluminados populistas y demagogos. España entonces como ahora es un gran cementerio, cuyo panteón más emblemático es Madrid, Villa y Corte; a sus  habitantes lanza Fígaro estos duros apóstrofes: “Miraos insensatos a vosotros mismos y en vuestra frente veréis vuestro propio epitafio. ¿Vais a ver  vuestros padres y abuelos, cuando vosotros sois los muertos? Ellos viven, porque tienen paz, ellos tiene  libertad, la única posible sobre la tierra”

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.