editorial_ecclesia
Opinión

El derecho y el deber de compaginar libertad de expresión y libertad religiosa – editorial Ecclesia

El derecho y el deber de compaginar libertad de expresión y libertad religiosa

La máxima “Libertad, igualdad y fraternidad” fue el grito, hace más de dos siglos de la Revolución Francesa. Desde entonces, y más allá de los aciertos, excesos y errores de esta, es el pilar de la actual civilización occidental de las libertades y de los derechos humanos. Todo ello es una aspiración y una conquista irrenunciables, que se adecuan con la naturaleza de la dignidad de la persona y que se inspiran en el humanismo cristiano y en los mejores logros y anhelos la condición humana.

Desde estos principios, derechos y deberes son correlativos y su correcto funcionamiento comienza y acaba donde los propios derechos personales sean compatibles con los derechos de los demás. Dicho de otra manera, y como sanciona la ley natural no escrita, la libertad, la igualdad y la fraternidad significan también no hacer al otro lo que tú no quieres que el otro te haga a ti.

La condena, pues, de los salvajes atentados terroristas de París –la cuna de la libertad, la igualdad y la fraternidad-, como la condena por los atentados de Nueva York, en 2001; Madrid, en 2004; Londres, en 2005; y los de tantos y tantos otros lugares –el mismo día de los atentados de París, hubo otros 33 asesinatos en Yemen, más los que tantos días perpetra en África Boko Haram, o los que se suceden en el autodenominado Califato Islámico del norte de Irak y el sur de Siria- no puede ser sino enérgica, unánime, contundente, sin paliativos y sin muestra alguna de debilidad, justificación o aminoramiento. Ya se expresó ecclesia en estos mismos términos en sus páginas 17 y 37 de la pasada semana.

Más espantosas e indignas son todavía estas acciones terroristas cuando se asesina en nombre de una religión, la que sea, y cuando son fruto de  la venganza y del odio.  Actuar de este modo es una blasfemia, es la negación de Dios, del credo que sea, y es la perversión de la religión.

La libertad, en el caso de París, la libertad de expresión, además, jamás debería colisionar con los demás derechos, que también se derivan del ya repetido y emblemático “libertad, igualdad y fraternidad”. Ello significa –y que nadie piense de ningún modo que ponemos sordina alguna a la condena por las matanzas execrables de hace dos semanas- que también es necesario cuidar y fomentar el derecho a las propia creencias o increencias religiosas y el derecho a ser respetado en ellas. Una sociedad libre, igualitaria y fraterna conlleva, pues,  el respeto a los demás como otro de sus principios y valores irrenunciables.

El yihadismo islámico es un mal radical y diabólico, que es preciso combatir y extirpar de raíz.  Los líderes musulmanes  y los creyentes en esta religión –como algunos, incluso muchos, de ellos han hecho público estos días- han de desmarcarse totalmente de quienes matan, extorsionan y odian en nombre de Alá. Y dígase lo mismo de cualquier otra creencia religiosa o ideológica.

Con esta misma lógica y con la espontaneidad y coloquialidad que le caracterizan, el Papa respondió, el jueves 15 de enero, en la rueda de prensa que ofreció en el vuelo aéreo entre Sri Lanka y Filipinas, a una pregunta sobre el tema. En primer lugar, Francisco recordó que “toda persona tiene derecho a practicar su religión, sin ofender, libremente”. Y añadió que “no se puede ofender, declarar la guerra, matar en nombre de la religión, es decir, en nombre de Dios”. Y tras poner varios ejemplos para ilustrar ambas afirmaciones y tras apostillar que la religión “se debe practicar con libertad, sin ofender, pero sin imposiciones y sin matar”, Francisco recordó, con un ejemplo cuya oportunidad o acierto podrían ser discutibles, que la libertad de expresión, como los demás derechos y libertades, tiene un límite, que es la ofensa, que es el del respeto a los legítimos sentimientos y derechos ajenos. Y todo ello, como después subrayó el padre Lombardi, portavoz vaticano, sin que estas palabras puedan ser utilizadas, en modo alguno, como coartada, amparo y minimización a la barbarie injustificable de atentados terroristas como los de París.

¿Será capaz nuestra sociedad, seremos capaces todos de extraer como lección de los sucesos de París  que derechos y deberes, libertades y respeto son correlativos, deben darse la mano, y que la libertad, la igualdad y la fraternidad son para todos y para todas las circunstancias?

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.