Blog del director Cuaresma Tiempo de Cuaresma

El cuadro “El regreso del hijo pródigo” de Rembrandt (1606-1669)

Libro “EL REGRESO DEL HIJO PRÓDIGO. Reflexiones ante un cuadro de Rembrandt” de Henri J. Nouwen, PPC, Madrid, 1993. 26 ediciones.

         1.- Rembrandt Harmenszoom von Rijn.- Rembrandt, pintor holandés, es uno de los principales autores de toda la historia de la pintura. Es el maestro del claroscuro y uno de los más caracterizados pintores del barroco. Llevó una vida azarosa, inestable, conflictiva y dura. Se casó dos veces y, al final, vivió con una mujer que no era su esposa, tras graves problemas familiares. Un año antes de su muerte falleció su hijo Tito.

El hijo pródigo de Rembrandt

         Estuvo arruinado en varias ocasiones. Un aspecto importante en su vida, en el ambiente permisivo de Amsterdam, fue su tolerancia religiosa -estuvo cerca de algunas sectas protestantes y fue muy proclive a los judíos, a quienes pintó en distintas ocasiones- y, al final de su días, vivió una sincera y quizás angustiada búsqueda de Dios.

 

            2.- El cuadro “El regreso del hijo pródigo”.- Es quizás su última obra, pintado al final de su vida, en el año 1669. Es una cuadro de grandes proporciones -2,50X2 metros-. En 1766 fue adquirido por la Zarina Catalina la Grande e instalado en la Residencia de los Zares en San Petesburgo, capital de la Rusia Zarista, en lo que hoy es el Museo Hermitage.

 

            3.- Descripción del cuadro.- El cuadro, pintado en esplendorosa técnica del claroscuro y del tenebrismo -rasgos definidores de la pintura barroca- representa dos grupos de personajes. A la derecha del cuadro, el abrazo entre un anciano y un joven harapiento, y a la izquierda, cuatro espectadores u observadores de la escena -dos hombres y dos mujeres-.

 

         Destaca en el cuadro la luz centrada sobre el abrazo entre los protagonistas de la escena. También aparece iluminado uno de los cuatro espectadores, en el que surge en el extremo izquierdo.

 

La luz emana del anciano -el Padre de la parábola del hijo pródigo- y vuelve hacia él. Destaca también el juego de colores: la gran túnica roja del Padre, el traje roto en dorado del joven -el hijo pródigo- y el traje similar al del padre del espectador principal -el hijo mayor de la parábola-. El fondo es oscuro a fin de que resalte más la escena principal.

 

            4.- Algunos rasgos y simbolismos más acusados.-{mosimage}

 

         4.1.- Los rostros y las miradas: Merece contemplarse con detenimiento el rostro del Padre, que se muestra íntegro, y los rostros de los dos hermanos, que sólo aparece en una de sus faces. La mirada del Padre aparece cansada, casi ciega, pero llena de gozo y de emoción contenidas. La cara del hijo menor trasluce anonadamiento y petición de perdón. El rostro del hermano mayor aparece resignado, escéptico y juez. El hijo mayor, correctamente ataviado, surge en el cuadro desde la distancia.

 

         4.2.- La fuerza del abrazo y de las manos del Padre: La centralidad del cuadro, el abrazo del reencuentro entre el Padre y el hijo menor, emana intimidad, cercanía, gozo, reconciliación, acogida. El Padre estrecha y acerca al hijo menor a su regazo y a su corazón y el hijo, harapiento y casi descalzo, se deja acoger, abrazar y perdonar. El Padre impone con fuerza y con ternura las manos sobre su hijo menor. Son manos que acogen, que envuelven, que sanan -el simbolismo del gesto cristiano y religioso de la imposición de las manos-.{mosimage}

 

         4.3.- Simbolismo e interpelación: El cuadro nos interpela acerca de nuestra propia vida cristiana en clave de hijo menor -¡tantas idas y venidas!, ¡tanto buscarnos sólo a nosotros mismos, raíz del pecado!, ¡tantas mediocridades y faltas!- y de hijo mayor -el que todo lo sabe, el perfecto, el bien ataviado, el responsable, el cumplidor, el irreprensible, el juez que también se busca sólo a sí mismo y está lleno de soberbia soterrada- que cada uno de nosotros podemos llevar encima y ser.

 

         Nos llama y nos urge a ser el Padre de la parábola, en la acogida, en el perdón, en el amor, en la reconciliación plena y gozosa, sin pedir explicaciones, no exigir nada, sólo dando. El cuadro expresa el gozo inefable de la vuelta a casa, del regreso al hogar. ¡Yo soy casa de Dios! Todos y cada podemos ser mutuamente el Padre que acoge, perdona y ama.

 

            5.- Otras consideraciones sobre esta parábola.-

 

         5.1.- La mejor de las parábolas: Es, sin duda, la bella y conocida de las parábolas del Evangelio. Es quizás la que mejor expresa quién es Dios y cómo es el hombre. Se encuentra el capítulo 15, versículos 11-32, del Evangelio de San Lucas.

 

         5.2.-Los cuatro símbolos que usa el Padre[1]:

 

         ** El anillo: Signo de filiación, ahora reencontrada.

 

         ** Las sandalias:  Signo de la libertad recuperada. En la cultura hebrea y antigua, los esclavos iban descalzos; los          hombres libres, iban calzados con sandalias.

 

         ** El traje nuevo: Signo del cambio y de la reconciliación.        Imprescindible para una vida nueva y para la fiesta que después llegará.

 

         ** El sacrificio del mejor novillo: Preanuncio del sacrificio del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y signo de la fiesta, a la que acompañarán la música y los amigos. Es expresión de la fiesta de la reconciliación.        

 

         5.3.- Referencias bibliográficas utilizadas:

 

         ++ “EL REGRESO DEL HIJO PRÓDIGO. Reflexiones ante un cuadro de Rembrandt” de Henri J. Nouwen, PPC, Madrid, 1993. 26 ediciones.

 

         ++ Carta Enclícica del Papa Juan Pablo II “DIVES IN       MISERICORDIA”, Capítulo IV, 30 de Noviembre de 1980.

 




    [1] Ideas entresacadas de un comentario a esta parábola de Manuel Iceta, religioso marianista, en el libro “Ejercicios para jóvenes. Experiencias y esquemas de trabajo”, publicado por la editorial SM en 1975.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El cuadro "El regreso del hijo pródigo" de Rembrandt (1606-1669), 9.4 out of 10 based on 42 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Ecclesia

Administrador

3 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Que maravilla… michas gracias por este esfuerzo… Escuche al cantante Danilo Montero hablar de este cuadro, y gracias a ustedes pude comprender la obra inspirada en el evangelio…

    Un abrazo desde Cochabamba Bolivia.

    Ariel M.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...