El cruel mundo en que vivimos...