Revista Ecclesia » El Cristo Redentor acoge entre sus brazos a los jóvenes de la JMJ de Río
JMJ-RIO

El Cristo Redentor acoge entre sus brazos a los jóvenes de la JMJ de Río

OMPRESS-BRASIL (22-7-13) A las 4 de la tarde, hora local, de hoy 22 de julio llegará el Papa Francisco al Aeropuerto internacional Galeão/Antonio Carlos Jobim de Río de Janeiro. Su estancia en Brasil, con la JMJ de Río, se prolongará hasta el próximo domingo 28 de julio.

La semana pasada, en preparación a este Encuentro Mundial, ha tenido lugar una Semana Misionera previa en Niterói, localidad cercana a Río. Esta JMJ se ha convertido así en una valiosa oportunidad para hacer visible el sentido de universalidad de las Obras Misionales Pontificias. Jóvenes de las OMP de numerosos países están ya participando conjuntamente en las actividades misioneras que se han preparado para la ocasión, compartiendo sus experiencias y reconocerse unidos en la tarea de la evangelización.

Los jóvenes de OMP España cuentan desde Río de Janeiro que “tras un largo viaje–peregrinación hemos llegado a Río donde nos esperaban los jóvenes de la Juventud Misionera de Brasil para darnos la bienvenida y llevarnos a la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Niterói, lugar de acogida para todos los jóvenes que llegan de las OMP de Uruguay, Paraguay, Bolivia, Chile, Angola”. En dicha Parroquia celebraron una gran Eucaristía de bienvenida junto con otras delegaciones de OMP de Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador, Venezuela, Perú, Guatemala, Nicaragua… y como comienzo también de la Semana Misionera previa a la JMJ.

Al día siguiente, los jóvenes españoles participaron junto a otros peregrinos en la Eucaristía que tuvo lugar en la Parroquia de Nuestra Señora del Amparo. El padre Camilo, director nacional de OMP en Brasil, les habló en la homilía de los discípulos de Jesús que van de camino y les invitó a compartir sus experiencias para conocerse y contagiarse del espíritu misionero. Por otro lado, el padre Marcelo, secretario de la Pontificia Obra de Propagación de la Fe en Brasil, les explicó que la iniciativa nació en la JMJ de Madrid para explicar a los jóvenes que acuden a la Jornada Mundial de la Juventud qué son las OMP y cómo pueden los jóvenes participar en la misión.

Según cuenta desde Río, Juan Martínez, sacerdote que ha acompañado a los jóvenes misioneros españoles, “los peregrinos agradecieron la acogida, la alegría y la fe en Jesús de los jóvenes brasileños, una gran lección de vida cristiana y misionera. Hablan en español, portugués e inglés: una mezcla de lenguas signo de la universalidad de la misión”.

Al final de la celebración los dos párrocos agradecieron su participación que Brasil les acoge con los brazos abiertos como el Cristo Redentor.

Por la tarde visitaron una obra de ayuda a niños de familias necesitadas que fue fundada por los Misioneros del Sagrado Corazón y la Casa de la Misericordia, un lugar de acogida de personas marginadas. No todo en Brasil es alegre, hay también una dura realidad social, señalan desde Niterói. Los jóvenes despidieron esta jornada acudiendo a un concierto de música cristiana para los peregrinos que participan en esta semana misionera.

Al día siguiente, tuvieron la oportunidad de escuchar a un seminarista vicentino que les habló sobre la doctrina social de la Iglesia y cómo la Iglesia en Brasil la plasma en su vida de fraternidad, solidaridad y caridad. “Se nota que la Iglesia en Brasil está haciendo un gran esfuerzo por la formación de los sacerdotes, seminaristas, laicos, agentes de pastoral, etc. para acercarse a las personas y sus necesidades. Se constata la apertura y acogida de los brasileños y como el amor supera las barreras del idioma”.

Por la tarde visitaron algunas de las parroquias donde están otros peregrinos. En una argentinos de la diócesis de Mendoza, en otra de USA y Nigeria. Al final de la tarde todos juntos celebraron la misa, una celebración en portugués y español llena de alegría y cantos. Después de la cena compartieron las canciones y bailes típicos de cada país, abundando en el espíritu de fraternidad, de universalidad y de misión de estos. Porque además en Brasil el 20 de julio era el “día de la amistad”.

El domingo, día en que se clausuraba esta Semana Misionera, el Arzobispo de Niterói recordó que la Iglesia es una comunidad fraterna de fe y amor. También dijo que Cristo nos ha constituido como una sola familia y que por eso es importante la hospitalidad hacia los demás. En referencia a Abraham puso de relieve que la hospitalidad lleva consigo la promesa divina de la fecundidad y manifestó su deseo de que la hospitalidad de esta semana sirva para renovar la Iglesia en Brasil.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa