Diócesis Iglesia en España

El Cristo de La Laguna retornó a su Santuario y se abrió un Año Jubilar

El Cristo de La Laguna retornó a su Santuario y se abrió un Año Jubilar

 “Estamos contentos por las obras de restauración y la reapertura del Santuario. Pero, esta alegría no es completa si junto con la rehabilitación del edificio no nos renovamos también nosotros, los que formamos la comunidad cristiana, que somos el verdadero templo de Dios, un edificio de piedras vivas”. Así se expresaba el obispo, Bernardo Álvarez, en la Eucaristía que presidía en el Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna después del retorno al mismo de la imagen del Crucificado moreno.

El traslado se había iniciado en la iglesia del Hospital de Dolores, donde permaneció la imagen el tiempo que duró esta fase de la restauración del Santuario. La Esclavitud del Cristo, antes de partir, quiso tener un reconocimiento agradecido con los padres paules.

Al llegar la imagen al exterior del Santuario tuvo lugar el acto institucional de recibimiento de la obra. Allí se encontraban el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el del Cabildo Insular, Carlos Alonso y el alcalde lagunero, José Alberto Díaz. El esclavo mayor, Francisco Doblas, y cada uno de ellos fueron tomando la palabra para expresar la importancia del momento que se estaba viviendo y la gratitud a las personas e instituciones que lo habían hecho posible.

Tras las alocuciones, el rector del Santuario, Daniel Padilla, leía el decreto de la Penitenciaría Apostólica de la Sede Apostólica concediendo un Año Jubilar al conmemorarse el V centenario de la presencia de la imagen del Cristo de La Laguna.

El presidente del Cabildo, por su parte, entregó al obispo las lleves del templo, el cual hizo lo propio con el rector y el esclavo mayor. A continuación, el prelado nivariense, abrió la puerta de la Misericordia que señala este tiempo Santo, la cual atravesó la imagen ante el regocijo de los presentes.

Ya en el interior de la iglesia, Álvarez presidía la Eucaristía. En su homilía hacía suya la expresión de S Juan Pablo II. «¡No tengáis miedo! ¡Abrid, más aún, abrid de par en par las puertas a Cristo!». “Cristo quiere entrar en el Santuario que es cada uno de nosotros. ¿Le abrimos la puerta de nuestro corazón?”- subrayó. “De esto trata el Año Santo Jubilar que hoy iniciamos. De Abrir la puerta de nuestro corazón y acoger a Cristo”. El obispo invitó a leer una carta que había escrito para profundizar en el sentido de este tiempo jubilar.

Haciendo un símil con la restauración del Santuario, el prelado subrayó que “las paredes y cubiertas del Santuario presentaban graves deficiencias que ponían en peligro el edificio y las hemos reconstruido; ahora bien, ¿De qué nos vale tener un hermoso Santuario de piedras si quienes nos reunimos en él seguimos corroídos por el pecado y llevamos una vida cristiana deficiente?

La necesidad de “nuestra restauración personal”, nos ayuda a comprender más plenamente el significado del JUBILEO. Se trata de alegría y acción de gracias, sí. Pero, sobre todo, porque se nos ofrece la oportunidad del borrón y cuenta nueva, de abandonar los caminos equivocados, de poner orden en nuestra vida, de curar las  heridas y secuelas de va dejando en nosotros la mala vida que hemos llevado…, es pedir: “Oh Dios restáuranos, que brille tu rostro y nos salve. No nos alejaremos de Ti, danos vida para que invoquemos tu nombre” (Salmo 79). Es la oportunidad, en fin, de ser renovados y rejuvenecidos por el Espíritu Santo”- aseveró.

Al final de la Misa, el rector, Daniel Padilla, reiteró el agradecimiento a todos y subrayó que el Cristo ya estaba en su casa, pero que no quería retornar solo. “Se nos abre un período para renovar nuestro encuentro con Cristo”.  “El Santuario en la Casa de todos. Volvamos a casa”- dijo.

Presentación de las obras a los Medios de Comunicación

Las obras de rehabilitación que se han presentado constituyen la primera fase del Plan Director de Restauración del Santuario, la zona conventual habitada por la Orden Franciscana y el resto de inmuebles ocupados por la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna. Este primer proyecto, según explicó el arquitecto Alejandro Beautell, ha consistido en la rehabilitación integral del propio Santuario y ha contemplado diversas actuaciones. Entre ellas, se ha reconstruido parte de la pared del muro del testero del templo, garantizando la estructura que soporta el propio retablo del Cristo; se ha levantado toda la cobertura de teja y se ha impermeabilizado y aislado térmicamente la cubierta. También se ha restaurado la estructura de madera de dicha cubierta y del coro.

Por otro lado, se ha sustituido el pavimento de todo el Santuario, que se encontraba en mal estado y se han puesto medidas de protección frente a la ascensión capilar de la humedad desde el terreno. Además, se ha restaurado el arco de cantería que existe en el bajo coro y se han retirado elementos incompatibles con el valor patrimonial del templo. Es decir, se ha hecho una limpieza en estilo, lo que los técnicos denominan una “anastilosis”. Además, en cuanto a seguridad, se ha generado una dotación de instalaciones contra incendios, baja tensión, telefonía, anti-intrusión y megafonía.

El plazo de la ejecución de los trabajos ha tenido una duración de ocho meses y el presupuesto total ha sido de 476.374,12 Euros.

El Esclavo Mayor, Francisco Doblas dio las gracias al Cabildo de Tenerife “que ha soportado una carga importante del coste de las obras y al Gobierno de Canarias y al Ayuntamiento de La Laguna, que también han participado en distintas proporciones para ejecutar el 100% de la financiación”.

Doblas añadió que la Esclavitud ha custodiado este espacio durante muchos años y eso ha contribuido a que el Santuario sea un templo “que arropa a miles de devotos que vienen a encontrarse con el Cristo. Además, es un lugar que atrae a múltiples visitantes y personas interesadas en el arte”.

Durante el acto, el rector del Santuario, Daniel Padilla, destacó que este viernes 16 de marzo, la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna regresará a su Real Santuario, tras las obras de mejora que se han llevado a cabo en el referido templo. Un esperado momento que servirá de “pistoletazo de salida” para conmemorar los cinco siglos de permanencia de la venerada imagen en La Laguna, y de culto ininterrumpido por parte de los fieles cristianos.  Por tal motivo, la Diócesis Nivariense comienza la celebración de un Jubileo bajo el lema “5 siglos hablándonos”, para conmemorar este providencial acontecimiento.

Según expresó Padilla, este traslado del Cristo lagunero a su templo significa un “volver a casa”. “Este retorno también simboliza la invitación que queremos hacer a todos los cristianos que se han enfriado en la fe. Tienen las puertas abiertas de la Iglesia cuando quieran volver a casa para, de nuevo, participar del encuentro con el Señor. Este año jubilar que comienza es un año de gracia y salvación para todos”.

En relación al cartel, Padilla destacó que la imagen del Cristo es acogedora y muy cercana, ya que se muestra en primer plano. Además, expresó que el lema escogido, “5 siglos hablándonos”, hace referencia a la experiencia que tienen tantos fieles que se acercan a los pies del Santísimo Cristo. “Él carga sus penas, sus dificultades y también comparte sus alegrías. Quien cree en él, sabe que Cristo habla en el interior de los corazones. Cinco siglos son muchos años, muchas historias de personas que han formado su fe cristiana al calor y ante la presencia de una imagen tan querida como la del Santísimo Cristo de La Laguna”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El Cristo de La Laguna retornó a su Santuario y se abrió un Año Jubilar, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email