mapa-mundi
Blog del exdirector Jesús de las Heras Especiales Ecclesia Opinión

El Cónclave y… Jesucristo se dice sobre todo en español

El Cónclave y… Jesucristo se dice sobre todo en español, artículo de nuestro director, Jesús de las Heras, en el diario La Razón (10-3-2013)

Según los últimos datos estadísticos ofrecidos por la Santa Sede hace un año, el número total de católicos bautizados en todo el mundo asciende a 1.196 millones de fieles. La población total del mundo se sitúa en los siete mil millones de personas. Ello significa que el porcentaje de católicos es del 17,5%. De estas cifras, más del 40% son católicos hablan en español. Son –claro está- los católicos de España, los de católicos de casi toda América Latina –excepto Brasil, el país con mayor número de población católica (unos ciento cuarenta millones) y cuya lengua es el portugués- y, por supuesto, los más de veinticinco millones de católicos de origen latino  que viven en Estados Unidos de América.

Y todo ello significa que no hay ninguna otra lengua que cuente con mayor número de fieles católicos en toda la Iglesia. Jesucristo, pues, se escribe, se reza, se dice, sobre todo, en español, en castellano.

 

El por qué de esta realidad

 

En la mañana del sábado 6 de noviembre, Benedicto XVI se dirigía por segunda vez a España, con destino primero a Santiago de Compostela –en pleno Año Santo Compostelano- y después a Barcelona. A preguntas de un periodista por su visión de España y del catolicismo español y, por extensión, hispano, en medio de la actual ola de secularización que sacude a Europa y a Occidente,  el Papa respondió: “España ha sido siempre un país «originario» de la fe; pensemos que el renacimiento del catolicismo en la época moderna ocurrió sobre todo gracias a España. Figuras como San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Ávila y San Juan de Ávila, son figuras que han renovado el catolicismo y conformado la fisonomía del catolicismo moderno”.  Cuando por primera vez Benedicto XVI realizó un viaje transoceánico, en mayo de 2007 para presidir la apertura la V Conferencia General del Episcopal Latinoamericano, celebrada en el santuario mariano brasileño de Aparecida, aludió, en varias ocasiones, al papel capital desarrollado por el catolicismo español en la evangelización. Y al tema, regresó en marzo de 2012, en su visita pastoral a México y a Cuba. Y de alguna manera, la fuerza, el nervio histórico y todavía actual del catolicismo español estuvo asimismo presente en la tercera visita a España del Pontífice con ocasión de la JMJ 2011 Madrid.

Se cumplirán ahora diez años del último de los cinco viajes a España de Juan Pablo II. Fue los días 3 y 4 de mayo de 2003, con etapa única en Madrid y con escenas tan inolvidables como las vividas con cerca de un millón de jóvenes en Cuatro Vientos y la misa de canonización de cinco santos españoles contemporáneos en la Plaza de Colón. Al final de esta celebración, el beato papa Wojtyla afirmó: “Nos encontramos en el corazón de Madrid, cerca de grandes museos, bibliotecas y otros centros de cultura fundada en la fe cristiana, que España, parte de Europa, ha sabido luego ofrecer a la América con su evangelización y después a otras partes del mundo. El lugar evoca, pues, la vocación de los católicos españoles a ser constructores de Europa y solidarios con el resto del mundo. España evangelizada, España evangelizadora, ese es el camino”. Y prosiguió, en sus ya últimas palabras pronunciadas en nuestro país, “España evangelizada y evangelizadora, ese es el camino. No descuidéis nunca esa misión que hizo noble a vuestro país en el pasado y es el reto intrépido para el futuro. Gracias a la juventud española, que ayer vino tan numerosa para demostrar a la moderna sociedad que se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo. Ellos son la gran esperanza del futuro de España y de la Europa cristiana. El futuro les pertenece. ¡Adiós España!”.

Y es que, en efecto, la historia y el presente avalan sobradamente estas afirmaciones, que están en la base de que la entera comunidad española e hispana sea la más poblada, numerosa y quizás también la más dinámica de toda la Iglesia. El catolicismo español ha sido el motor de la evangelización de otros rincones del mundo como Filipinas –el país más católico de la poco católica Asia…-, Guinea Ecuatorial y las mismas India, Japón y la actual Bangladesh, donde todavía se sigue construyen el cristianismo desde los cimientos dejados hace cinco siglos por San Francisco Javier, el patrono universal de la misiones.

Pero no solo es la historia la que avala todo esto, lo es también el presente. Son todavía más de catorce mil los misioneros y misioneras españoles esparcidos por el mundo. El 70,8% de ellos ejerce su labor en América; un 13,8%, en África; el 8,9%, en Europa; el 6,2%; en Asia; y el 0,2% en Oceanía. Perú (con 969 evangelizadores), Venezuela (968) y Argentina (666) son los países americanos con mayor presencia misionera española, y República Democrática del Congo (con 191), Guinea Ecuatorial (130) y Mozambique (125) encabezan la lista africana.

Pero es que además el catolicismo español e hispano se traduce en caridad, en promoción del desarrollo y de la justicia y en nueva o primera evangelización. Veamos algunos ejemplos.

En 2011, los católicos españoles, a través de Obras Misionales Pontificias (OMP), entregaron a misiones 12.876.613,20 euros. En 2012, el Fondo Nueva Evangelización de la Conferencia Episcopal Española –al igual que viene haciendo desde hace quince años- realizó dos depósitos de ayudas, con un total de dos millones cien mil euros. Casi el 52% de estos recursos se invierten en la construcción de templos y centros pastorales; el 22%, en formación; el 19% en ayuda directa a agentes pastorales necesitados; el 5,50% en vehículos; y 2,50% en seminarios. América, África, Asia, Europa y Oceanía, con el 31%, el 27%, el 23%, el 18,50% y el 0,50%, respectiva y aproximadamente, fueron los lugares de destino.

En 2011, Manos Unidas recaudó 51.856.656 euros, que financiaron 605 proyectos de desarrollo en 58 países. El 85,1% del dinero fue destinado a proyectos educativos (207), sanitarios (112), agrícolas (98), sociales (118) y de promoción de la mujer (70). La mayoría de los proyectos fueron acometidos en África  (240), Asia y Oceanía (217) y América (148).

Y a Cáritas Española, después de haber sido, en medio de la tan voraz crisis económica, el sostén básico de casi dos millones de ciudadanos,  aun le quedan recursos para, en sus programas de cooperación internacional, socorrer a otros cuatro millones y medio de personas, con un desembolso de treinta millones de euros.

 

 Jesús de las Heras Muela

Director de ECCLESIA y de ECCLESIA DIGITAL

Artículo publicado por el diario La  Razón el domingo 10 de marzo de 2013

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.