Iglesia en España Nacional

El Concilio Vaticano II: la Iglesia, comunión jerárquica y llamada a la misión, ayer en la UPSA

La segunda jornada del Congreso de Teología “A los 50 años del Concilio Vaticano II (1962-2012)”, organizado por las Facultades de Teología de España y Portugal, en el Auditorio Juan Pablo II de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), ha terminado con las ponencias de Salvador Pie i Ninot y Santiago Madrigal.

Los problemas eclesiológicos
En su ponencia, titulada “Eclesiología y ecumenismo”, Salvador Pie i Ninot, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña y de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, dijo que nos encontramos “ante una doctrina católica”, distinguiendo entre magisterio, fe y teología. “El gran tema de la discusión del Concilio adolece de una diferencia fundamental: es diferente un texto magisterial de un texto teológico. El primero pretende enseñar, y la teología es argumentativa”.

Para el ponente, la fórmula eclesiológica fundamental del Concilio es “comunión jerárquica, que apunta a una coexistencia de la eclesiología sacramental del primer milenio con la eclesiología jurídica del segundo milenio, lo que expresa que existe un conflicto”. No son dos eclesiologías, sino dos acentos, aclaró.

El profesor Pie i Ninot dijo que “cuando se habla en el Concilio Vaticano II del primado, nunca se pone ‘de jurisdicción’, que se aplica a los obispos. Es una ausencia querida, por las resonancias civiles, y se habla de la presidencia en la caridad, con un carácter más sacramental”. Otro tema importante en la recepción de esos años fue el de la Iglesia como comunión de Iglesias. Se plantea por el uso del término “universal” para la Iglesia, que quiere ser una traducción de “católica”. Y el ponente abordó el tema complejo de la discusión teológica en torno a la preeminencia o no de la Iglesia universal con respecto a las Iglesias locales, representada por los cardenales Kasper y Ratzinger en el postconcilio.

Al hablar de comunión en el Concilio, “hay una palabra decisiva sobre el primado del Papa”, para articular la comunión con la jurisdicción. Otro tema importante y polémico en cuanto a su significación ecuménica es el de la expresión “subsistit in”, para reconocer la eclesialidad de los que están fuera de la comunión de la Iglesia católica, ya que no hay un “vacío eclesiológico” fuera de la Iglesia, e incluso dentro de ella hay una herida por la ruptura de la unidad. Pero es la Iglesia católica la que tiene los medios plenos de salvación, algo que no tienen las otras confesiones cristianas.

“Estamos en una etapa en la que nos hemos de clarificar los teólogos, y también la Iglesia, en torno a esos puntos”, afirmó el ponente. Además, ahora se plantea que la Iglesia puede ser “puerta de la fe”, como ha puesto de manifiesto Benedicto XVI y la celebración del Sínodo.

De la comunión a la misión
La segunda ponencia de la mesa, a cargo del jesuita Santiago Madrigal Terrazas, profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Comillas, llevó el título de “La misión de la Iglesia”. En ella, el docente trazó el camino hecho desde el Concilio Vaticano II hasta la propuesta de la nueva evangelización. “Nunca antes un concilio había puesto tanto énfasis en la acción pastoral y en la actividad misionera de la Iglesia”, afirmó, centrándose en los vínculos entre el decreto Ad gentes y la constitución pastoral Gaudium et spes.

Según Madrigal, “la idea de la misión tiene el rango de idea directriz en toda la reflexión conciliar”, y el documento relativo a este tema, al ser de los últimos, es un texto maduro, que bebe de los anteriores. Y crea el caldo de cultivo para el desarrollo magisterial posterior, que cristaliza en la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi(Pablo VI) y en la encíclica Redemptoris missio (Juan Pablo II).

Después de resumir los detalles del proceso de redacción del documento conciliar sobre las misiones, el ponente dijo que “la idea de comunión fue una directriz en los documentos conciliares, y el tema de la misión fue repatriado al ser de la Iglesia”. Para que puedan darse las misiones, además, es necesario tener en cuenta la libertad religiosa, otro elemento importante del Concilio.

En cuanto a las repercusiones de todo esto en la teología sobre la Iglesia, “se ha producido un cambio de paradigma, emergiendo una eclesiología dinámica y de la misión”, según Santiago Madrigal. En cuanto al lenguaje sobre la nueva evangelización, el ponente destacó que “la tarea de la evangelización de los hombres es la misión esencial de la Iglesia; la Iglesia existe para evangelizar”.

Para ampliar la información:
+ Programa del Congreso:
 http://www.upsa.es/facultades/facultadesycentros/fteologia/pdf/CongresoVaticanoII_diptico.pdf
+ Emisión en directo de las ponencias: http://www.upsa.es/noticias_eventos/congresos/congreso_teologia/index.php

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email