Revista Ecclesia » El colegio Mater Purissima de Madrid celebra su 75 aniversario
Iglesia en España Última hora

El colegio Mater Purissima de Madrid celebra su 75 aniversario

El colegio ha cumplido su 75 aniversario, celebrado con diversos eventos que culminaron el pasado sábado, 20 de noviembre, con una Eucaristía de acción de gracias presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro. Fue en la parroquia Nuestra Señora de la Fuencisla, y en ella estuvieron presentes, entre otros, el director general de Educación Concertada, Becas y Ayudas al Estudio de la Comunidad de Madrid, Manuel Bautista Monjón; el secretario regional de FERE-CECA Madrid y Educación y Gestión de Madrid (Escuelas Católicas de Madrid), José Antonio Poveda, y miembros de la comunidad educativa.

Comienzos en Madrid: un colegio al aire libre

Las Hijas de Jesús llegaron a Madrid en 1942 y se instalaron en la calle Ayala. Desde ahí se trasladaban a impartir catequesis a la parroquia Nuestra Señora de la Soledad, en el barrio de Usera. Cuatro años después, en 1946, fundan, a pocas manzanas del templo, el colegio Mater Purissima. En realidad, las clases las empezaron al aire libre, con improvisados pupitres que fabricaron con tablones de obra y sillas que las alumnas se llevaban de sus propias casas. La escuela empezó a coger forma cuando las hermanas se instalaron en el barrio, en una zona de casas bajas.

Durante la homilía, el cardenal Osoro aseguró que «el colegio es una obra de amor; una prueba del amor de Dios en el mundo». Un amor de Dios en un barrio concreto, el de Usera, en el que el centro mantiene la clara vocación social con la que nació, como explica su actual directora, Almudena Román. «En estos 75 años, la labor educativa fue creciendo en un barrio en construcción y en expansión y siempre muy pendientes de las necesidades del entorno».

El cardenal Osoro animó a los presentes en la Eucaristía a «ser continuadores del carisma de nuestra fundadora en la labor en el barrio», explica la directora, y les infundió ánimos para seguir con su tarea. «Yo agradecí mucho la presencia de don Carlos, con una agenda tan apretada», porque deseaban celebrar este aniversario de una manera especial. «Es un momento de mirar al pasado muy agradecidos por los 75 años, pero también de mirar hacia el futuro, de no perder el carisma, pero adaptándolo a los tiempos nuevos y a las nuevas necesidades del entorno, que va cambiando».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa