Revista Ecclesia » El colegio diocesano de Albacete denuncia el atropello del gobierno regional a la educación concertada
SONY DSC
Destacada Iglesia en España Última hora

El colegio diocesano de Albacete denuncia el atropello del gobierno regional a la educación concertada

El pasado 20 de abril conocíamos de la mano de María Jesús Lorenzo González, directora general del colegio diocesano de Albacete, que pertenece a la fundación diocesana de enseñanza Virgen de los Llanos, la decisión de la Vicenconsejería de Educación de Castilla-La Mancha de reducir en 46 horas de formación y apoyo educativo para los alumnos del centro.

En un artículo, firmado por tres entidades titulares de la comunidad autónoma, detalla este hecho, condensado en la resolución del 24 de marzo de 2021, donde se dictaba una propuesta de resolución provisional donde se restaban competencias al colegio diocesano.  A juicio de las entidades firmantes, «supone una drástica reducción de recursos en la red concertada. Así, Escuelas  Católicas de Castilla-La Mancha, la organización de titulares mayoritaria del sector, que  asocia a los centros concertados de ideario católico, ha cifrado en más del cincuenta  por ciento la reducción de los recursos para la atención del alumnado más  desfavorecido, a partir del próximo curso escolar». 

Continua el texto advirtiendo que «resulta descorazonador comprobar cómo esta opción educativa “por la inclusión” es  poco menos que un eslogan, si esta causa por la dignidad de las personas que abandera  nuestra Administración, luego se mide, se pesa y se tasa por sus gestores, con la  exclusiva finalidad de cicatear unos recursos nunca prescindibles». 

Tal y como relata María Jesús Lorenzo, este centro es de una sola linea que comprende Educación Infantil, Primaria, Secundaria y un módulo de Formación Profesional Básica de mantenimiento de vehículos. En el centro hay 314 alumnos escolarizados, la inmensa mayoría de ellos viven en los barrios humildes de La Milagrosa y La Estrella.

«Los alumnos del centro proceden, en su mayoría,  de familias desestructuradas, en situación de acogida, desempleados de larga duración, diversas nacionalidades, culturas y religiones», expresa Lorenzo González. A su juicio,  estas circunstancias hacen que el alumnado del C.C. Diocesano sea especialmente vulnerable a la marginalidad y exclusión social, por lo que se hace necesaria una intervención socioeducativa, coordinada desde los diferentes ámbitos (escolares, familiares y servicios sociales). «La escolarización en un Centro Educativo como el nuestro se hace imprescindible para una adecuada integración social, ya que las metodologías de aprendizaje son específicas y adaptadas a este perfil de alumnado».

Por último, volviendo al artículo, se confirma que «las puertas de estos mismos centros siempre permanecerán abiertas para la educación  y la evangelización de nuestros niños y jóvenes, para la atención de cuantos confían en  nuestra opción integradora y para todos aquellos que quieran acercarse a conocer la  labor que realizamos». 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa