Diócesis Iglesia en España

El colapso del archivo catedralicio de Vigo obliga al traslado para protegerlo

Falta de climatización y espacio amenazan diez siglos de historia en Tui

El archivo catedralicio de Tui se queda pequeño. En línea recta, los tesoros de sus fondos documentales, cubrirían dos kilómetros y diez siglos de historia. Extravagante pero el simpático cómputo del director ayuda a aproximarse a una realidad limitada habitualmente a los historiadores e investigadores que acceden al servicio.

El experto es Avelino Bouzón Gallego, director de los archivos capitular e histórico diocesano. Una visita guiada con él desempolva las memorias más rezagadas en quince minutos. El archivo está meticulosamente ordenado, pero es obvio que sería imposible de otra forma o sin su mano porque el espacio material es tan limitado que casi no se puede acceder por el pasillo. «Ahora mismo estamos colapsados, en cuanto a espacio y las condiciones de climatización no son las adecuadas», confirma Bouzón Gallego. El plan para trasladar los fondos al edificio del Museo Diocesano, en el entorno de la catedral, antiguo hospital y residencia de las Franciscanas Blanquitas, apremia pero la crisis también afecta a los planes de la Iglesia.

La mano del hombre. La de Avelino Bouzón, que cuenta con la colaboración de otros investigadores y del experto musicólogo y sacerdote Camilo Paz Valverde, palían lo que se debería blindar en otras condiciones.

Es un archivo vivo a todas luces. Sigue engordando con nuevas documentaciones y la reducida estancia para consultas está completa miércoles y viernes. Hasta su apertura se limitó a dos días por el trabajo desbordante y la falta de personal. «El archivo está para recoger, clasificar y servir», afirma Bouzón Gallego. Los peligros principales son «los incendios, las humedades, la suciedad y el hurto».

En el caso de Tui, donde están concentrados los archivos Capitular, de Curia y el Histórico Diocesano desde 1974, año en el que se decidió esta unificación para facilitar la investigación, «preocupa mucho la climatización y el espacio». Para las urgencias, el director habilitó una particular UCI que tiene lista de espera. Han conseguido restauraciones, como la de un libro «De bautizados, casados y difuntos de 1586, que salvaron en el taller de restauración de las Monjas Pelayas de Oviedo». El director confirma que los investigadores demandan mucho estos libros sacramentales para genealogías y Heráldica. Guardan uno de la parroquia de Santa María de Areas. «Es de Casados y de los más antiguos, de antes incluso que el Concilio de Trento porque es de 1541», indica.

En los fondos de Pergaminos hay privilegios reales, bulas papales y foros y testamentos. Casi hay magia cuando Avelino Bouzón abre el pergamino más antiguo. Un privilegio, original de 1071 firmado por doña Urraca, uno de los apelativos con el que se nombra la ciudad. En el alto de la catedral guardan con celo secretos a voces con clara vocación de salir de intramuros para seguir viviendo. Ya estuvieron escondidos, posiblemente en un zulo que hay en la sala Capitular, durante la invasión de los franceses. Ahora toca su merecido despliegue.

Fuente: La Voz de Vigo

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas