Revista Ecclesia » El castellonense Marc Homedes, responsable del archivo fotográfico de la Custodia
Iglesia en España

El castellonense Marc Homedes, responsable del archivo fotográfico de la Custodia

El castellonense Marc Homedes, responsable del archivo fotográfico de la Custodia

El Viernes Santo se celebra la jornada por los cristianos de Tierra Santa

Marc Homedes (Benicarló, 1981) llegó a Tierra Santa en 2008 con su esposa, como miembro de la Comunidad de las Bienaventuranzas. Después de dos años en Emaús-Nicópolis, se trasladó a Jerusalén para ponerse al servicio de la iglesia local. A través de un profesor del centro de estudios bíblicos de los franciscanos, entró en contacto con la responsable de la versión francesa de la revista de Tierra Santa, y le propusieron encargarse el proyecto de ordenar y gestionar el archivo fotográfico de la Custodia. Gracias a las nuevas tecnologías, actualmente realiza su trabajo desde Alemania.

 

“Tienen miles de fotografías desde el siglo XIX – explica Marc Homedes- que representan un material de valor histórico enorme”. En estos años ha clasificado más de 100.000 imágenes, facilitando el trabajo de estudiosos y medios de comunicación. Recuerda que uno de los momentos más intensos de trabajo fue la visita de Benedicto XVI en 2009, y en círculos de la Custodia esperan que la próxima visita del Papa Francisco vuelva a ser un acontecimiento excepcional. Entre las fotos más solicitadas está una de la edícula del Santo Sepulcro, es decir, la tumba de Jesús, con una procesión de tres filas de sacerdotes.

La Tierra de Semana Santa

De los años vividos en Israel, conserva la convicción de que “como católico Tierra Santa es un país que te transforma interiormente, de modo que no sales de la misma manera de cómo has entrado. Diría que es una experiencia que, espiritualmente, puede ser muy bella y al mismo tiempo dolorosa. Bella porque ves y sientes las cosas que te habitan profundamente en tu fe, como a mi me tocó la noche de Jueves Santo en Getsemani, o la madrugada en la Casa de Caifás y escuchar el gallo cantar. Pero también es desgarrador al encontrar una realidad concreta de gentes, lugares y tradiciones que no se corresponden con lo que imaginábamos”.

Uno de los aspectos que mejor representa esta tensión interior es la diversidad de confesiones cristianas que viven su fe de manera muy cercana y profunda, presentes en espacios tan reducidos como el Santo Sepulcro. Para Homedes “hay una riqueza como no la encuentras en ningún otro lugar, pero esa riqueza es fuente de división. Y no es cuestión de  geopolítica: resientes la tensión entre confesiones. El Santo Sepulcro  está dividido entre seis: el lugar de la crucifixión es el misterio del cuerpo de Cristo desgarrado, y ahí tocas el cuerpo desgarrado por la división de los cristianos”.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa