Santa Sede

El cardenal Tauran en la inauguración del KAICIID

El cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso intervino ayer en Viena en la ceremonia inaugural del Centro para el Diálogo Interreligioso e Intercultural Rey Abdullah bin Abdulaziz (KAICIID). El centro es una organización independiente, reconocida por la ONU y fundada por Arabia Saudita, Austria y España a la que la Santa Sede adhiere en calidad de Observador Fundador.

“Tengo el privilegio de traer a esta Asamblea -dijo el cardenal- los saludos del Papa Benedicto XVI, así como sus mejores deseos para el éxito de la actividad de este Centro de Diálogo”.

“Nos observan -prosiguió- Todo el mundo espera de la iniciativa del Rey Abdullah, apoyada por los gobiernos de Austria y España, con la asistencia de la Santa Sede como Observador Fundador, clarividencia, honestidad y credibilidad”.

“Este Centro brinda otra oportunidad para un diálogo abierto en numerosos temas, incluidos los relacionados con los derechos humanos fundamentales, en particular con la libertad religiosa, en todas sus formas, para todos, para todas las comunidades, en cualquier lugar. A este respecto, pueden comprender cómo la Santa Sede esté particularmente interesada en el destino de las comunidades cristianas en aquellos países donde esta libertad no está garantizada adecuadamente. Información, nuevas iniciativas, aspiraciones, y quizá también fallos, serán sometidos a nuestra atención. Será entonces misión del Centro – y cuando sea posible también con la cooperación de otras organizaciones- verificar su autenticidad y actuar en consecuencia, para que nuestros contemporáneos no resulten privados de la luz y las propuestas que la religión ofrece para la felicidad de todo ser humano”.

“Los creyentes tienen que trabajar en pro y sostener todo lo que favorezca a la persona humana en sus aspiraciones materiales, morales y religiosas. Para ello son necesarios tres comportamientos:Respeto del otro/ otra en su especificidad; conocimiento objetivo mutuo de las tradiciones religiosas y culturales de cada uno, particularmente a través de la educación; colaboración para que nuestra peregrinación hacia la Verdad se realice en la serenidad y en la libertad”.

“En conclusión y citando al Papa Benedicto XVI, les aseguro la cooperación de la Iglesia Católica: “Con su presencia, su oración y sus diversas obras de misericordia, especialmente en el campo de la educación y la sanidad, desea dar lo mejor que tiene. Desea mostrarse cercana de quien está en necesidad, de quien busca a Dios”. (Benedicto XVI, Viaje Apostólico a Benin, Ceremonia de Bienvenida, 18 de noviembre del 2011).

“Este es -concluyó el purpurado- el espíritu de fraternidad y amistad con el que tenemos que trabajar”.

 

Ciudad del Vaticano, 27 noviembre 2012 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email