Revista Ecclesia » El cardenal Osoro en las Jornadas para el Clero: «La sinodalidad no es estrategia, es actitud»
Destacada Iglesia en España Noticias Última hora

El cardenal Osoro en las Jornadas para el Clero: «La sinodalidad no es estrategia, es actitud»

«La sinodalidad no es estrategia, es actitud, por lo tanto, ser sacerdote hoy es acoger esta propuesta misionera que nos pide el Papa Francisco».

Con estas palabras, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, se ha dirigido a los vicarios y delegados para el clero en las Jornadas organizadas por la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios los días 24 y 25 de mayo.

La ponencia titulada «Sacerdotes, despertemos a la misión» ha estado precedida por el saludo de  Joan-Enric Vives i Sicilia, arzobispo-obispo de Urgell y presidente de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, junto con Jesús Vidal Chamorro, obispo auxiliar de Madrid y Presidente de la Subcomisión Episcopal de Seminarios, se ha desarrollado de manera on line y ha ahondado en la «oración, crecimiento en la fe y testimonio» que se convierten en herramienta para responder a la llamada del Señor, según ha explicado al cardenal.

«No podemos retrasar la misión de salir, de formarnos y conocer al señor, haciéndolo juntos», ha explicado Osoro. Por eso, el camino de «sinodalidad» nos sitúa en un proceso «en el que hay que salir hacia una doble dirección».

Por una parte, «hacia el camino de la interioridad, un viaje a nuestro interior para encontrarnos con nosotros mismos. Pero por otra parte, hacia un camino con el dialogo con todos los hombres, en un encuentro con el prójimo».

«La sinodalidad es mucho más que escuchar, es ponerse al lado de la gente, acompañar»

El arzobispo de Madrid ha explicado que el camino del encuentro «es la clave de la Iglesia misionera que pide el Papa entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo».

Por eso, ha destacado «que todos tenemos obligación de buscar una nueva transformación de nosotros mismos, de la Iglesia misionera, que nos involucre en un camino de salida, que nos haga descubrir que hay que salir de la comodidad del “siempre se hizo así” y llegar a todas las situaciones en las que viven los hombres».

De esta forma, a través de la vocación sacerdotal, Dios llama a los sacerdotes «a iniciar esta revolución verdadera». No podemos «arrinconar a Dios» y se hace «urgente» un anuncio «renovado de la fe, porque la difusión del mensaje cristiano es esencial para nosotros. La fe ayuda a construir un mundo distinto, es un bien común, un bien social para los hombres».

La pasión de buscar y hallar a Dios en todas las cosas

«El verdadero sentido de la sinodalidad como elemento básico de la reforma eclesial y la conversión pastoral no es una estrategia o una técnica sino una manera de ser Iglesia, una manera de vivir y mirar al mundo», ha explicado el arzobispo de Madrid.

Un camino que se completa «en la pasión de buscar y hallara Dios en todas las cosas, para fortalecer la Iglesia en todos los ámbitos de la misión».

De esta forma, «nos convertiremos en la Iglesia del tercer milenio, que camino junto a los laicos, pastores y obispos para ponerlo en práctica».

Esta iniciativa implica renunciar a un «yo pequeño» para resucitar en «un nosotros grande», para que todos «nos sintamos enviados, siendo instrumento para que Jesucristo sea amado y anunciado. Es el mejor servicio que podemos hacer a los hombres».

La covid-19

La covid nos ha hecho ver que tenemos que nos necesitamos unos a otros. Según ha analizado, «el momento que vivimos está marcado por la globalización, la digitalización, la diversidad y se añaden crisis y transformaciones en la actividad económica que afectan al trabajo y que introducen un clima de incertidumbre y una invitación a un repliegue personal y social».

«A las consecuencias de la crisis 2007-2008 se están sumando las secuelas de la crisis provocada por la crisis sanitaria –ha advertido–. Esto ha producido un retraimiento de la actividad económica con devastadores efectos como el cierre de muchas empresas y con la dolorosa destrucción de puestos de trabajo, de un clima de crispación y de pérdida de confianza personal y comunitaria».

En este contexto «de miedos, de inseguridades y de zozobra colectiva», ha detallado el cardenal Osoro, «es valioso dar un paso al frente». «La reconstrucción de nuestra sociedad, la salida de la crisis nos exige creatividad, generosidad y altura de miras», ha insistido, antes de señalar que, como dice el Papa Francisco, el «sálvese quien pueda no es la solución en momentos de crisis».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa