Revista Ecclesia » El cardenal Hollerich, presidente de la COMECE, positivo en Covid-19
Internacional Última hora

El cardenal Hollerich, presidente de la COMECE, positivo en Covid-19

La Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE) confirmó ayer miércoles 27 de enero el positivo en Covid-19 de su presidente, el arzobispo luxemburgués Jean-Claude Hollerich. El purpurado, jesuita, «lleva varios días en cuarentena» y su estado de salud es «estable», asegura la institución, que añade: «Se enfrenta a este calvario compartiendo los sufrimientos de quienes luchan contra la enfermedad y de sus familias».

Nacido en Differdange, diócesis de Luxemburgo, en 1958, Hollerich tiene 62 años. Entró en la Compañía de Jesús en 1981, realizó estudios Teológicos en la Universidad Sophia de Tokio y se ordenó sacerdote en Bruselas en 1990. Los votos finales en la Compañía los hizo en 2002 en la iglesia de San Ignacio de la capital de Japón. El Papa Francisco le nombró arzobispo de Luxemburgo en 2011 y lo creó cardenal en el consistorio del 5 de octubre de 2019. Además de presidir la COMECE (desde agosto de 2018), es miembro del Pontificio Consejo para la Cultura y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

Los cardenales Sepe (Italia) y Rivera (México), ingresados

Por otra parte, el cardenal Crescencio Sepe, prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y arzobispo emérito de Nápoles, hubo de ser ingresado el 23 de enero en el hospital de Cotugno tras agravarse su estado de salud. El purpurado, de 77 años, había dado positivo el día 13. Son varios los purpurados que han contraído la enfermedad en Italia, como Gualtiero Bassetti (arzobispo de Perugia y presidente de la Conferencia Episcopal, en noviembre del pasado año), Francesco Montenegro (arzobispo de Agrigento), Mateo Zuppi (arzobispo de Bolonia) o Konrad Krajewski (Limosnero Apostólico), habiéndola superado todos ellos.

Otro miembro del colegio de cardenales que sigue hospitalizado es el mexicano Norberto Rivera Carrera. El arzobispo emérito de México, de 78 años, dio positivo a mediados de diciembre y tuvo que ser hospitalizado el día 28 de ese mes. Actualmente permanece sedado e intubado en la unidad de cuidados intensivos de un centro médico privado y su estado es grave. En México, el virus ha matado ya a cinco obispos —el último, el 18 de enero, el auxiliar de la archidiócesis primada Francisco Daniel Rivera Sánchez—, 154 sacerdotes y religiosos, nueve diáconos y cinco religiosas, según el Centro Católico Multimedia.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa