Revista Ecclesia » El cardenal Bo encomienda Myanmar a la misericordia de Dios
Destacada Internacional Última hora

El cardenal Bo encomienda Myanmar a la misericordia de Dios

«Estamos en manos de Dios. La nación está encomendada a su Divina Misericordia. En una fase de tensión, de sufrimiento, de incertidumbre sobre el futuro, nuestra roca es Cristo. Este es el camino que recorremos, viendo a los manifestantes que siguen reuniéndose cada día en las ciudades, grandes y pequeñas, para rechazar al gobierno militar y pedir la democracia. Se organizan numerosas vigilias de oración en lugares públicos y privados». Son palabras de un grupo de religiosas de Myanmar que hablan para la Agencia Fides y piden anonimato por razones de seguridad.

Así es la situación social y el tormento espiritual que viven los fieles católicos en esta dramática fase de la vida nacional. El camino que sigue hoy la Iglesia birmana es el que ha trazado el cardenal Charles Maung Bo durante la misa celebrada el 11 de abril de 2021, en el Domingo de la Divina Misericordia, al pedir «una fe que se acompañe de obras».

«La Resurrección –según el cardenal— es la celebración de la esperanza. Es la convicción y la certeza de que Dios puede crear maravillas incluso desde una tumba. La vida brotará de la muerte cuando llegue el tiempo del Señor». «El último año ha sido de oscuridad y muerte, marcado por tanto sufrimiento humano. Que el corazón de Cristo Jesús sane a todos: al opresor y al oprimido», indicó.

«La Iglesia está involucrada en la lucha de nuestro pueblo»

Una referencia explícita es a la ciudad de Myitkyina, en el norte de Myanmar, en el estado de Kachin, protagonista de «fe y sacrificio». En la ciudad se produjo la gran tragedia de los inocentes asesinados en las calles, también frente a la iglesia. «La Iglesia está involucrada en la lucha de nuestro pueblo, llamada a acompañarlo con sangre y lágrimas. Ha recorrido un verdadero Vía Crucis. Para muchos de vosotros, la decimotercera estación del Vía Crucis, aquella en la que nuestra Madre María llora sobre el cadáver de su hijo, se ha hecho realidad. Vivimos en un país en el que cientos de madres viven con lágrimas inconsolables y el corazón herido al ver a sus hijos torturados y asesinados. Por todas esas madres y por todos los que estáis directamente implicados, rezamos con la gracia que brota del corazón de Jesús».

Religiosos, sacerdotes, religiosas, cristianos laicos han ofrecido y siguen ofreciendo un profundo testimonio de fe, mostrando el rostro misericordioso de la Iglesia católica durante la crisis.

«Con asambleas y vigilias de oración habéis acompañado a vuestro pueblo en los momentos de prueba. El nombre de Myitkyina ha sido evidenciado en el mapa internacional gracias al inspirador testimonio de la hermana Ann Rose Nu Tawng, de las Hermanas de San Francisco Javier. El mundo ha sido testigo del precioso testimonio, dispuesto al sacrificio, ante el tsunami del mal. Alabo el testimonio del amor salvador de la hermana Ann Rose, que ha inspirado a muchos a apreciar la Iglesia católica y la vida religiosa. En la oscuridad, los actos sencillos de generosidad brillan con gran poder».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa