Revista Ecclesia » El cardenal Bo de Myanmar solicita que se elimine su cuenta de Twitter por estar indebidamente a su nombre
Myanmar: El cardenal Bo llama a resistir al golpe de manera no violenta
Internacional Última hora

El cardenal Bo de Myanmar solicita que se elimine su cuenta de Twitter por estar indebidamente a su nombre

El mismo cardenal Charles Maung Bo, arzobispo de Yangon, ha pedido a la empresa de redes sociales Twitter que eliminara una cuenta atribuida erróneamente a su persona y que lleva su nombre. Así lo ha confirmado a la Agencia Fides, quien se ha hecho eco de esta notica, la secretaría del Cardenal, que ya el 10 de febrero había anunciado públicamente en la página de Facebook de la Conferencia de Obispos Católicos de Myanmar y en la de la Arquidiócesis de Yangon que «no tenía ni gestionaba ninguna cuenta de Facebook o Twitter». Según ha confirmado Fides, ninguno de los mensajes publicados era imputable al cardenal. No ha sido posible, hasta el momento, rastrear,  quién estaba detrás y quién operaba en la cuenta abierta a nombre del Cardenal, retomada por los medios de comunicación de todo el mundo por las publicaciones sobre la crisis birmana.

Por tanto, no ha sido el gobierno de la junta militar quien ha cerrado la cuenta de Twitter del Cardenal, como habían dicho algunas fuentes de prensa, sino que ha sido el propio Cardenal quien ha enviado una solicitud de cancelación, aceptada y ejecutada por la empresa.

Según la información de Fides, en esta delicada fase de la crisis política tras el golpe, el cardenal Bo reside en Yangon y no está haciendo declaraciones públicas, más allá de las dadas a los fieles en las homilías de los domingos de Cuaresma.
En el último mensaje dirigido a los fieles, el cardenal dijo que «un nuevo Myanmar es posible, una nación sin conflictos es posible, si esta nación se transforma en la gloria que se merece. Hagamos de la paz nuestro destino, no el conflicto. Las armas son inútiles. Debemos rearmarnos con la reconciliación y el diálogo». El cardenal también reiteró que «la paz es el único camino, la paz es posible. El Papa Francisco ha pedido la resolución de todos los conflictos a través del diálogo. Los que quieren el conflicto no desean el bien de esta nación».

La sugerencia dada por la Conferencia de Obispos Católicos a todo el personal eclesiástico es que no se involucren directamente en la protesta callejera. Numerosos sacerdotes, religiosos y religiosas, aunque siguiendo esta indicación, han actuado como mediadores en las calles, intentando frenar la violencia, para salvar la vida de los jóvenes que protestan pacíficamente, en las fases de dura represión policial.

Una tensión que no cesa

El cardenal Charles Maung Bo ha pedido a los birmanos que resistan al golpe militar de manera no violenta. Manténgase fuertes y no recurran «nunca» a la violencia, les pide el arzobispo de Yangón, que califica de «tragedia inesperada» el golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas sacaron los tanques a la calle el 1 de febrero, horas antes de la constitución del nuevo Parlamento salido de las elecciones del 8 de noviembre de 2020. El purpurado, a quien la asonada sorprendió de visita pastoral en el Estado de Kachin, el de mayor número de cristianos, ha dirigido un mensaje al pueblo en el que pide que se evite a toda costa «otro derramamiento de sangre», pues incluso ahora «hay potencial para la paz». «El proceso de paz es el único camino. La única luz en este camino es la luz de la democracia».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa