Especiales Ecclesia Iglesia en España La iglesia frente a la pederastia Nacional

El cardenal Blázquez explica la cumbre antiabusos

ricardo-blazquez

En rueda de la prensa en la sede de la CEE, su presidente, el cardenal Blázquez, explica la cumbre antiabusos convocada por el Papa Francisco del 21 al 24 de febrero en Roma

La Iglesia en España «está abierta a trabajar eficazmente en la erradicación» de los abusos sexuales. Así lo prometió este miércoles el presidente de la Conferencia Episcopal Espanola (CEE), el cardenal Ricardo Blázquez, tres días después de su participación en la cumbre antipederastia celebrada en el Vaticano.

Tras reunirse con los obispos de la Comisión Permanente, el prelado compareció ante los medios para comentar los detalles de «esta convocatoria sin precedentes» a la que asistieron los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo. Según comentó el cardenal, los protagonistas de ese encuentro «fueron inequívocamente las víctimas y todo lo que conlleva su defensa, su acompañamiento y su escucha» y el doble sufrimiento causado por la Iglesia a estas personas al tratar «de forma inadecuada» este problema.

Entre esas malas prácticas, el arzobispo de Valladolid citó el traslado de los sacerdotes abusadores, la indemnizaciones a las víctimas a cambio de silencio y el encubrimiento por parte de obispos y sacerdotes para evitar los escándalos. «Ha sido muy acertado poder escuchar a las víctimas. Sus narraciones han suscitado nuestras lágrimas», indicó el prelado, para quien este contacto directo con las víctimas «ayudó a que la reflexión no fuera teórica».

Pese a que se desconoce el alcance real de los abusos sexuales en la Iglesia en España, el presidente de los obispos explicó este miércoles que «la Conferencia Episcopal Española no tiene autoridad sobre las diócesis para hacer» un informe sobre el tema. «Que cada diócesis haga lo que estime oportuno», indicó.

Tampoco se mostró a favor de crear una delegación dentro de la Conferencia Episcopal para atender y acompañar a las víctimas en caso de no poder recibir esa ayuda en su respectiva diócesis, ya que, según recordó, «las normas que enviará el Vaticano serán de obligado cumplimento» y tendrá en cuenta la asistencia a las víctimas.

Pese a ello se mostró abierto a escuchar a las víctimas y a todas las asociaciones que las representan. «Me ofrezco humildemente para charla y acompañarnos unos a otros. Y si las asociaciones quieren hablar conmigo yo no tengo ningún problema de reunirme con ellos», afirmó.

El prelado también quiso dejar claro que la colaboración que debe prestar la Iglesia para erradicar los abusos es «con los juzgados y el ministerio fiscal», no con el Gobierno a través del envío de informes como solicitó la ministra de Justicia, Dolores Delgado.

 

Conclusiones de la reunión de la Comisión Permanente de la CEE

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email