Iglesia en España

El cardenal Antonio María Rouco Varela recibe en Guadalupe el Premio Guadalupe-Hispanidad 2016

El cardenal Antonio María Rouco Varela recibe en Guadalupe el Premio Guadalupe-Hispanidad 2016
La Real Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe, con motivo de la Fiesta de la Hispanidad, entregó sus decimoterceros Premios Guadalupe-Hispanidad, 2016. Los galardonados fueron el Cardenal Arzobispo emérito de Madrid D. Antonio María Rouco Varela, el Grupo Siberia Extremeña de coros y danzas de Orellana la Vieja y el profesor, Francisco Carrasco Rol, en el Auditorium Colombino del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, cuya gala fue presentada por los periodistas de Televisión Española, Antonio Hidalgo y Engracia Cáceres.

Los Premios Guadalupe-Hispanidad fueron creados en 2004 con el principal objetivo de difundir el título de Reina de la Hispanidad de la Virgen de Guadalupe y la dimensión hispánica de toda Extremadura, al mismo tiempo que reconocer, la aportación de personas o entidades que hayan destacado en la proyección de los valores religiosos y culturales que emergen del nombre, historia, arte y expansión geográfica del topónimo Guadalupe, el nombre más universal que tiene la Virgen María.El Cardenal Rouco Varela, al recoger el Premio Guadalupe-Hispanidad, manifestó sentirse tremendamente agradecido por recibir este galardón, pues como el mismo reconoció su devoción a la Virgen de Guadalupe la siente desde niño, gracias a la fe que su padre le inculcó. Pues como buen gallego, su devoción a María, la lleva siempre en su corazón, donde resuena con frecuencia esa cántiga gallega de la Rianxeira, que su padre, Vicente Rouco Peña, quiso entronizar en la capilla de Sarcovade de Villalba, con una imagen de Nosa Señora de Guadalupe, conocida cariñosamente entre sus vecinos como “a extremeña”, de ahí que cada vez que va a su pueblo, Villalba no deja de visitar la capilla de la Virgen de Guadalupe.

El Arzobispo emérito de Madrid -que recibió el premio, de manos de Mons. Ángel Rubio Castro, hijos de Guadalupe y Obispo emérito de Segovia- señaló además que la actividad de la Real Asociación es “una  obra de apostolado mariano extraordinaria. No olviden nunca que María es la estrella de la Nueva Evangelización. Me siento orgulloso y agradecido de recibir este Premio y les exhorto a seguir haciendo esta obra, porque es una obra de caridad importantisima. Benedicto XVI nos dijo a los peregrinos madrileños, al finalizar el Sínodo Diocesano, que el primer deber de caridad es propagar la verdad. Les deseo que sean apóstoles de la verdad y que continúen a ser apóstoles de la entrañable y hermosa devoción de Santa María de Guadalupe”.
Al acto asistieron el Deán de la Santa Iglesia Catedral de Toledo, Mons. Juan Sánchez Rodríguez, también  hijo de Guadalupe, el Teniente de Alcalde de Guadalupe y otras personalidades.
José Alberto Rugeles

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.