Revista Ecclesia » El cardenal, Antonio Mª Rouco Varela, presidió la eucaristía en la catedral de Sao Paulo
rouco-jmj-rio-2013
Especiales Ecclesia

El cardenal, Antonio Mª Rouco Varela, presidió la eucaristía en la catedral de Sao Paulo

El cardenal, Antonio Mª Rouco Varela, presidió la eucaristía en la catedral de Sao Paulo

El Cardenal invita a los jóvenes “a vivir la JMJ como una gran contemplación de Cristo, para alcanzar el amor”

El miércoles 17 de julio, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidió por la mañana una solemne celebración de la Eucaristía en la Catedral de Sao Paulo, en la que participaron jóvenes de todo el mundo que van a participar en la JMJ Río 2013, en especial españoles, mexicanos y brasileños. La Misa fue concelebrada por el Obispo de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco, y los auxiliares de Madrid, Mons. Fidel Herraéz, y Getafe, Mons. José Rico, acompañados por numerosos sacerdotes.

Antes de comenzar la Eucaristía, el Cardenal de Madrid fue presentado con mucho afecto por el Cardenal de Sao Paulo, Mons. Odilo Scherer, quien en sus palabras hizo alusión al comienzo de la historia de la Iglesia en Brasil, cuya evangelización comenzó con el P. Ignacio de Acevedo y 29 compañeros jesuitas que llegaron al país con el fin de “implantar la semilla de una nueva historia: la de Cristo”.

En su homilía, el Cardenal Rouco hizo alusión a Pentecostés, en referencia a que el Espíritu Santo tendría que obrar el prodigio de que todos los fieles asistentes a la celebración, independientemente de su país de procedencia, pudieran entender y participar en la misma, así como en las demás celebraciones programadas, incluso en las que se van a desarrollar la próxima semana en Río de Janeiro.

Retomando las palabras del Cardenal de Sao Paulo, hizo referencia a la evangelización de Brasil, señalando que presidía “una Eucaristía muy bella, y muy evocadora de lo mejor de nuestra historia”. “Nosotros venimos de la tierra, pero venimos de la historia, y no de cualquier historia, sino de la historia de nuestra familia, de nuestra patria, y desde el punto de vista de nuestro ser cristiano venimos de la historia de la Iglesia. Y en la historia de la Iglesia hay mártires, y nosotros somos hijos de mártires”.

Así, dijo que el “Cardenal Arzobispo de Sao Paulo ha hablado del comienzo de la historia de la Iglesia aquí, en Brasil, donde vinieron jesuitas, portugueses y españoles a implantar la semilla de una nueva historia: la historia de lo cristiano, la historia de Cristo. Eran muy jóvenes. El P. Ignacio de Acevedo era portugués, pero entonces Portugal estaba formado por una unidad política con España, obra del rey Felipe II… Y vinieron porque esta era una tierra bellísima, que necesitaba que hubiese historia cristiana, que la gente conociese a Jesucristo, e hiciesen lo que Dios había hecho con los hombres. Y estos jesuitas, que creían que amar a Jesucristo era la salvación del hombre, y que había que ofrecer a todo el mundo el conocimiento de Jesucristo para que pudiesen amar, lo dejan todo en su tierra y se vienen para acá”.

Y es que, confesó, aunque “la sociedad civil es distinta a la sociedad de la Iglesia, no está separada, porque todos somos ciudadanos de un país”. “En primer lugar, somos cristianos, somos de Cristo. Y todos los cristianos formamos una especie de comunidad, ya que la iglesia católica está en todo el mundo. Con el mismo sucesor de Pedro, el mismo Papa, los mismos obispos, las mismas comunidades parroquiales, la misma palabra, los mismos sacramentos, el mismo impulso de amor y caridad para todos. Los jóvenes también lo viven, sobre todo cuando Juan Pablo II les invitó a encontrarse con él en un lugar determinado de la geografía. Eso lo venimos repitiendo año tras año” en las Jornadas Mundiales de la Juventud, “y lo volvemos a hacer este año”.
“Es muy importante, afirmó, que los jóvenes, sobre todo en la semana de preparación de la JMJ, y dentro del marco de esta Misa -en la que hemos recordado a los mártires jesuitas que vinieron a predicar el Evangelio desde Portugal y España a Brasil, en la segunda mitad del siglo XVI- tengáis conciencia de que vosotros conocéis a Cristo, le queréis seguir, queréis vivir vuestra vida con Él. Sabiendo que así hacéis mucho bien a los demás”.

“La ciudad terrenal, prosiguió, se construye cuando el hombre se abraza a Cristo, a su cruz, vive con Él, Resucitado y glorioso, y hace ciudad. Si hiciésemos ciudad, sociedad y hombre desde el principio del conocimiento de la verdad de Dios, sobre el principio de la esperanza, sabiendo que la muerte ha sido vencida y que por eso podemos vencer el pecado de nuestra alma y la muerte física; si sobre todo decimos que cada uno es mi hermano y le tengo que amar como Cristo, muriendo en la cruz… Si eso se llevase por las venas de la cultura, de la universidad, de la ciencia, de la amistad, del matrimonio, de la familia…, la ciudad terrena sería desprendida”.

“En estos días de la JMJ, añadió, vamos a vivir una especie de preludio de la ciudad eterna”. “Yo estoy seguro de que la de la JMJ de Río de Janeiro será una experiencia del cielo en la tierra, para que los jóvenes que participan en ella, cuando vuelvan a casa queramos vivir, pensar, comportarnos, trabajar y estudiar de tal manera que el mundo, nuestra sociedad… todas las ciudades de las que venís, también de aquí, en Brasil sobre todo -que acoge la JMJ y la ha organizado- la tierra se parezca a lo que era antes de la JMJ”. La condición para lograrlo “es la de los mártires: dar todo a Cristo, no anteponer nada a Él”. Y es que, afirmó, “estoy seguro de que todos los que estáis aquí habéis entregado vuestra vida a Cristo sin condiciones”.

“Vamos a vivir la JMJ con momentos y actos de oración, de servicio personal, de trato mutuo, de compañía… como una gran contemplación de Cristo para alcanzar el amor. Se lo pedimos así a la Virgen, Nuestra Señora, y también a Santa Teresa de Jesús, porque es el alma contemplativa por excelencia del siglo XVI”. “Sobre todo, nos encomendamos a la Virgen Santísima, que contempló el amor de su sí y se dio toda ella a ese amor de su vida, que es el que nos ha amado”, concluyó.

Intenso programa en Brasil
Los peregrinos españoles, encabezados por el Cardenal de Madrid, asistieron el pasado martes, 16 de julio, por la tarde, a una celebración de la Eucaristía en la Parroquia de Santa Ana, en Sao Paulo, donde fueron muy bien acogidos tanto por el párroco como por la comunidad parroquial. Durante la celebración Eucarística, el Cardenal dio la bienvenida a todos los peregrinos que asistían a la ceremonia, y que iban a participar durante esta semana en los actos previos a la JMJ en la diócesis de San Paulo. Al final de la Misa, el Cardenal recibió el saludo de Mons. Sergio de Deux Borges, obispo auxiliar de Sao Paulo.

Además, a las 9,00 horas de esta mañana, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, ha sido recibido por el Gobernador de Sao Paulo, D. Geraldo Alckmin, con quien ha tomado un café en el Palacio Dos Bandeirantes. A las 13,00 horas, el Cardenal ha asistido al almuerzo ofrecido por el Cardenal de Sao Paulo a todos los obispos presentes en la ciudad.

A las 17,00 horas de esta tarde, el Cardenal celebrará una Eucaristía para jóvenes peregrinos en la Parroquia de Santa Teresita del Niño Jesús. Después, impartirá una conferencia en UNIFAI, en la que hablará del Papado.

Mañana, viernes 19 de julio, a las 10,00 horas de la mañana mantendrá un encuentro con las Consagradas de los Heraldos del Evangelio. Y a las 13,00 horas visitará el Seminario de los Consagrados, con quienes compartirá el almuerzo. A las 18,00 horas, participará en la Vigilia de la Región Episcopal de Santa Ana, que se celebrará en el Parque de la Juventud de Sao Paulo.

El sábado, 20 de julio, a las 17,30 horas, participará en la solemne celebración de la Eucaristía que presidirá el Cardenal de Sao Paulo en la Plaza de los Héroes, de la ciudad. Y después se trasladará a Caucheira Paullista, donde asistirá al un encuentro.

Ya el domingo, 21 de julio, el Cardenal de Madrid participará en la celebración de la Eucaristía que dará comienzo a las 12,00 horas en la Catedral de Aparecida. Y el lunes 22, se trasladará a Río de Janeiro, donde participará en los actos centrales de la JMJ Río 2013, presididos por el Santo Padre, Francisco



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa