Firmas

El canto de la alondra, por Fidel García Martínez

El canto de la alondra, por Fidel García Martínez

La parroquia de San Nicolás es hoy epicentro poético Avilés. La Caravana del Verso integrada por Rodrigo Alperi -cantante-instrumentista- y por Joaquín de la Buelga -declamador-guionista, ofrece un concierto-recital, El Canto de la Alondra, basado en la poesía de Santa Teresa de Jesús; con el acompañamiento musical de las monjas benedictinas del Real Monasterio de San Pelayo de Oviedo En un ambiente perfectamente preparado por el evento los integrantes de laCaravanadel versollenarán la parroquia avilesina de emoción y pasión mística-poética,

Aunque Santa Teresa, cuyo año litúrgico se está celebrando de forma intensa, especialmente en su tierra natal Ávila, es más conocida por su gran obra en prosa- Castillo Interior(Moradas), Libro de la Vida, Camino de Perfección, o Fundaciones ( libro de aventuras a lo divino), también compuso poemas interesantes y algunos populares. Ella no es una poetisa profesional. Pero es autora de poemas nacidos al calor de la experiencia mística, como afirma: “Yo sé de una persona que no era poeta, le acaecía hacer de presto coplas muy sentidas, declarando su pena bien, no hechas de su entendimiento”. Sus compañeras de viajes por los fríos y calurosos caminos de las dos Castillas, Murcia o Andalucía, en transportes primitivos, carretas de arrieros, afirman que la Madre Fundadora con frecuencia las entretenía con conversaciones salpicadas de buen humor, como cuando les decía, que su primer pintor Juan de la Miseria- un fraile carmelita- la había pintado fea y legañosa,o “componiendo coplas muy buenas, que la sabía hacer muy bien.

Santa Teresa, en efecto, es una clara representante de lo que se conoce como misticismo afectivo fruto de la experiencia sublime, como es el caso de San Juan de la Cruz, quien es cumbre de la lírica mística. Sus grandes poemas: Vivo sin vivir en mí(…) Vuestra soy para vos nací (…) Mi Amado es para mí y yo soy para mi amado o el más popular:Nada de turbe, nada de espante (…) Así lo reflejan.

Entre los poemas teresianos caben destacar los nacidos al calor de la fiestas litúrgicas; especialmente los villancicos de la Navidad, que tanto se han celebrado en el Carmelo Femenino, una fuente de grandes poetisas, como es el caso de Santa Teresita del Niño Jesús.

Santa Teresa dejó una herencia muy importante a sus hijas la celebración especial de los misterios de la infancia de Jesús, Nacimiento, Circuncisión, Festividad de la Epifanía (Magos de Oriente), Santo Nombre de Jesús. En todos los conventos del Carmelo, especialmente femenino, el titular es San José, representante y padre legal del Niño Jesús, a quien Sata Teresa en sus villancicos cantó como Cordero inocente, nacido para sufrir, redimir al ser humano. En estas fiestas navideñas componía Santa Teresa, poemas inspirados en la lírica pastoril, que ella misma cantaba con sus monjas bailando y tocando instrumentos tradicionales como la pandereta y el tambor. Parte de la obra poética de Santa Teresa se ha perdido y algunas obras parecen de dudosa autoría.

Fidel García Martínez, Catedrático Lengua Literatura Doctor Filología Románica.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.