Por la calle

«El Bien Común», por Francisca Sánchez

La llegada de esta pandemia, que nos ha pillado tan desprevenidos y desprotegidos, ha venido acompañada y nos está dejando un estado, más que de alarma, de miedos. Un miedo que no solamente tiene que ver con la salud física, sino también con la psicológica, con la debacle económica, la destrucción de puestos de trabajo, el previsible caos social. En este contexto en el que habitamos y cohabitamos como podemos, constantemente se habla de Bien Común y del Interés General. Estos términos biensonantes seducen por su importancia y magnitud, aunque corremos el peligro de que su uso excesivo y arbitrario deteriore su auténtico sentido, si no tomamos conciencia de lo que realmente significan.
El Bien Común es uno de los grandes principios de la DSI. «Es un deber de todos los miembros de la sociedad» por lo tanto, todos estamos llamados en estos momentos a asumir ese principio como un pilar clave para superar esta crisis y fortalecernos frente a los miedos que nos paralizan y la desconfianza. El Bien Común también «exige ser servido plenamente, no según visiones reductivas subordinadas a las ventajas que cada uno puede obtener». Si los intereses personales y particulares no pasan a un segundo plano sin peros ni condiciones, no lograremos vencer la batalla del individualismo, la autorreferencialidad y la autosuficiencia. «Exige la búsqueda constante del bien de los demás como si fuese el bien propio», una cuestión sobre todo de voluntad y actitud personal ante un problema social que nos afecta a todos.

Por Francisca Sánchez Vara
Sección de Trata. Comisión Episcopal de Migraciones

Print Friendly, PDF & Email