Opinión

El bautismo de Jesucristo según sor María de Jesús de Ágreda

En esa obra maravillosa y única, síntesis perfecta de la más sublime literatura que es Mística ciudad de Dioscomplemento importante de La Ciudad de Diosde San Agustín, uno de los Padres intelectuales de Occidente, narra Sor María de Jesús Agreda el Bautismo de Jesús, con gran emoción mística respetando los datos históricos y teológicos que nos transmiten San Mateo y muy especialmente San Juan: “ Llegó, pues, su Majestad, entre los demás y pidió a San Juan Bautista le bautizase como a uno de los otros, y el Bautista lo conoció y postrado a sus pies deteniéndole le dijo: “Yo he de ser bautizado, y Vos, Señor, venís a pedirme el bautismo?” Como la refiere el evangelista San Mateo (Mt, 3,15). Respondió el Salvador: “Déjame hacer ahora lo que deseo, que así conviene cumplir toda justicia (Mt.3-15). En esta resistencia que intento el Bautista de bautizar a Cristo nuestro Señor y pedirle el bautismo dio a entender que lo conocía como verdadero Mesías. Y no contradice a esto lo que del mismo Bautista refiere San Juan Evangelista (Jn, 1,33) que dijo a los judíos: Yo no lo conocía, pero el que me envío a bautizar en agua, me dijo: Aquel sobre quien vieres que viene el Espíritu Santo y está sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo. Y yo lo vi y di testimonio de que este es Hijo de Dios. La razón de no haber contradicción en estas palabras de San Juan Bautista con lo que dice San Mateo es, porque el testimonio del cielo y la voz del Padre que vino en el río Jordán sobre Cristo, Nuestro Señor fue cuando San Juan Bautista tuvo la visión y conocimiento que he dicho anteriormente y hasta entonces no había visto a Cristo ocularmente, y así negó que hasta entonces no lo conoció; pero como no solo lo vio corporalmente, sino con la luz de la revelación al mismo tiempo, por eso se postró a sus pies pidiendo el bautismo.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email