Revista Ecclesia » El Ateneo de Sevilla concede a Cáritas su Medalla de Oro y un donativo de 3.000 euros
ateneo-sevilla
Iglesia en España

El Ateneo de Sevilla concede a Cáritas su Medalla de Oro y un donativo de 3.000 euros

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, y el presidente  de Cáritas Diocesana, Felipe Cecilia Franco, recogieron el martes de  manos del presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero, la  Medalla de Oro otorgada por unanimidad por esta institución  sevillana a Cáritas Diocesana de Sevilla. Junto con la distinción, el  Ateneo entregó también a Cáritas un donativo de 3.000 euros.

En el emotivo acto, que tuvo lugar en la sede de la Docta Casa,  intervinieron, además, su secretario, Antonio Bellido Navarro; el  presidente de la Sección de Literatura de la Ateneo, José Domínguez  León; y la delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Sevilla, Dolores de Pablo-Blanco. Entre el público, un nutrido grupo  de colaboradores de ambas instituciones acompañaron a los intervinientes durante la entrega del galardón.

Necesidad de actuar con inmediatez y reconocimiento de la labor solidaria del voluntariado de Caritas

Durante la presentación del acto, el presidente del Ateneo, que recordó los preocupantes datos de la Encuesta de Población Activa  recientemente publicados, apeló a la necesidad del compromiso social frente a la alarmante situación de desempleo. “La sociedad –  manifestó- no puede bajar los brazos o mirar para otro lado. Es necesario actuar con inmediatez contra las necesidades y encontrar,   en ese largo y oscuro túnel que es el paro, puertas para la esperanza, como Cáritas Diocesana”. Asimismo, Pérez Calero explicó que la  distinción otorgada se acompaña de un donativo de 3.000 euros, “quizás modesto -dijo-, aunque supone un esfuerzo sobresaliente  para nosotros y es aportado, además, con mucha alegría”.

En la misma línea de reconocimiento abundó el presidente de la  Sección de Literatura del Ateneo durante la documentada glosa que  realizó sobre la trayectoria y los méritos de Cáritas Diocesana. Domínguez León realzó el trabajo de los “hombres y mujeres de  Cáritas, laicos en su mayoría, que son un ejemplo de inspiración  para la sociedad de hoy”; y justificó la concesión de la distinción en el carácter ejemplar de la institución, “ejemplo de amor y  solidaridad, de constancia y trabajo a favor de la justicia”.

Por su parte, la delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento  manifestó “el gran honor” que suponía acompañar y respaldar el mérito de “una institución como Cáritas Diocesana de Sevilla, ejemplo ante toda la sociedad por su actitud solidaria. De Pablo Blanco quiso reconocer también “la cantidad y la calidad humana  del voluntariado de Cáritas, que pone su tiempo, su experiencia y,  en muchas ocasiones, hasta sus recursos económicos al servicio de los demás”.

Redoblar el esfuerzo frente al sufrimiento de los que lo han  perdido todo

Por parte de Cáritas, su presidente, Felipe Cecilia Franco, recordó  que el reconocimiento tenía como destinarios “a todos los colaboradores de Cáritas Diocesana de Sevilla, voluntarios, profesionales y usuarios de sus servicios”; y agradeció, “en nombre de todos ellos y de todo corazón, a los miembros del Ateneo el gesto de reconocimiento y solidaridad con la labor de la institución”.

Finalmente, el arzobispo de Sevilla subrayó en su intervención el “carácter eclesial de Cáritas” y destacó su labor “como diaconía de la caridad y parte fundamental de la acción evangelizadora de la Iglesia”. Monseñor Asenjo valoró también el gran reconocimiento social, “incluso entre personas no creyentes”, de instituciones como  Cáritas y Manos Unidas, “consideradas -dijo-, y no de forma desproporcionada, joyas de la corona de la Iglesia”.  Del mismo  modo, el prelado recordó la situación actual de “los miles de personas que lo han perdido todo, el trabajo, el piso y hasta la esperanza, que es lo último que se pierde”. En este sentido, frente a las dificultades de la situación social, aunque se declaró “contento y agradecido con el trabajo realizado por la junta directiva, los técnicos y los voluntarios de las Cáritas”, los animó a “seguir en la brecha, a redoblar los esfuerzos, viendo en los pobres el rostro doliente del Señor y actuando no sólo por motivos humanitarios,  sino por verdaderos motivos religiosos y sobrenaturales”.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa