Iglesia en España

El arzobispo Joan Enric Vives aboga por que los seminaristas tengan un año de experiencia misionera

Un año de experiencia en las misiones. Esta es la propuesta que el arzobispo-obispo de Urgell, Joan Enric Vives, lanzó a los directores espirituales de seminarios esta semana. Lo hizo en la línea del Papa Francisco, que ha establecido un año de servicio misionero para los futuros diplomáticos. «En esa carta, dice que es obligatorio para el Cuerpo Diplomático y que los demás estaría muy bien que lo hiciesen», expresó Vives, que es presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal.

Vives defendió la utilidad de «dar cabida a experiencias positivas durante el proceso formativo», refiriéndose no solo a la posibilidad de un año misionero, sino también a otras actividades sociales. «No quedar encerrados en que todo tiene que ser lineal o plano, que pueda estar abierto siempre en discernimiento con el director espiritual, el rector y el obispo», expresó.

Es decir, no se trata de obligar a realizar esta experiencia misionera, sino de poder realizarla como parte de la formación según el caso, siempre acompañada por los formadores. Es una propuesta que finalmente no se vio reflejada en el nuevo plan de formación sacerdotal, y por tanto no es obligatoria. Entre otras cosas por las dificultades que puede tener para algunas diócesis gestionar experiencias así. Sin embargo, sí sería posible dado que existen muchos sacerdotes diocesanos y religiosos y religiosas de vida consagrada en muchos territorios a lo largo de todo el mundo.

La información completa en ECCLESIA 4022 en papel.

Print Friendly, PDF & Email