Diócesis Iglesia en España

El arzobispo de Valencia pide a los cofrades mayor implicación eclesial

osoro

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, hizo un llamamiento a los cofrades de las diversas  hermandades y cofradías de Semana Santa Marinera Marinera de Valencia en el pregón efectuado en la parroquia de Nuestra Señora de los Angeles del Cabañal a involucrarse más en la vida cristiana en unos momentos de crisis de valores de la sociedad y cuando se pone en tela de juicio la labor de los cristianos:

“Todos los cristianos estamos llamados a comprender, vivir y testimoniar con nuestras vidas la gloria del Crucificado. La Cruz –la entrega de sí mismo del Hijo de Dios- es, en definitiva, el signo por excelencia que se nos ha dado para comprender la verdad del hombre y la verdad de Dios: hemos sido creados y redimidos por un Dios que por amor inmoló a su Hijo único”

El arzobispo valenciano no dejó pasar la ocasión de citar al Papa Benedicto XVI en diversas ocasiones de su parlamento ante un templo abarrotado de público, tanto de cofrades y fieles.

Sus palabras las inició invitando a todos los presentes “a contemplar por unos instantes a la Santísima Virgen María, que en este tiempo de Pasión la invocamos con el título de Nuestra Señora de los Dolores y que con tanta devoción la veneráis”

El prelado les dijo a sus cofrades, a los miembros del brazo de la iglesia, como deben mejorar su presencia en la iglesia y les propuso tres planteamientos.

El primero consiste en recuperar la dimensión teologal de la vida “Recuperemos , dijo,la dimensión teologal que tiene que tener la vida: Quizá en muchas ocasiones nos hemos obsesionado con las actividades y compromisos y nos hemos olvidado del valor simbólico, quizá nos ajustamos fácilmente a los valores y costumbres al uso, quizá nos hemos secularizado en el peor sentido del término. Por eso, tenemos que entrar en el núcleo y en la razón de ser de la vida cristiana que es la experiencia de Dios, que si es verdadera tiene una manifestación en reconstruir el rostro de los demás. Dar testimonio de lo trascendente, ser testigos del Absoluto, es misión esencial.”

En segundo lugar Invitó a recuperar “el valor evangélico de estar en medio del pueblo, de la presencia en medio de él como la tuvo Jesús: hemos sido ganados y arrojados no para hacer una carrera individualista, perdiendo presencia, se ha debilitado la comunidad, el sentido de Pueblo de Dios; urge recomponer el tejido comunitario y de Pueblo de Dios. La soledad deshabitada y el aislamiento son un atentado a la calidad de la vida cristiana”

Y finalmente planteó “ recuperar la misión de trabajar en equipo”

Y agregó que ¨es cierto que esto está exigiendo a quienes pertenecéis a estas cofradías, corporaciones y hermandades de la Semana Santa Marinera, a vivir cada día con más coherencia vuestra fe y por tanto el compromiso cristiano, de tal manera que no se reduzca vuestra vida cristiana a una semana en la que estamos en la calle. La formación en la fe permanente, la caridad, la esperanza, tienen que ser ejes estructuradotes de la vida de quienes pretenden hacer la sinceración pública de la fe a través de esas catequesis sencillas realizadas con las imágenes que llevan a suscitar una experiencia honda de fe, de caridad y de esperanza”

Dio monseñor Carlos Osoro las gracias a los sacerdotes y parroquias, dentro de las cuales están las diversas cofradías, corporaciones y hermandades de la Semana Santa Marinera, “por vuestro empeño de mostrar desde la Cruz a quien es hijo y siervo, gloria y servicio, amor y verdad, camino y vida. La Carta a los Filipenses nos da una nueva idea de rey y de hijo, de amor y de servicio, de camino y de vida, cuando nos habla de los sentimientos de Cristo, que siendo igual a Dios, no codició tal semejanza, sino que se hizo siervo hasta vaciarse por completo, es decir, abandona su ser para sí y se entrega al puro movimiento del para los otros. Y así se convierte en Señor del universo”

Concluyó el magnífico pregón de la Semana Santa Marinera de Valencia, monseñor Carlos Osoro, a vivirla de forma resumida en tresa palabras que son una versión de la vida, versión que nos da la Virgen María: “Atraer, seducir, intimar-expandir. No tengas miedo. Abre la vida a quien quiso compartir contigo la tuya.”

Las palabras de l arzobispo de Valencia las pronunció bajo la mirada del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, la imagen que presidió el acto de la hermandad del mismo nombre del Grao hecha en 2004 por los artistas Latorre, Sanz y Penadés, rodeada de los estandarte de las cofradías, hermandades y corporaciones de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera y de la enseña de ésta.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario