Coronavirus

El arzobispo de Turín invita a dejarse mirar por el Rostro de Jesús

Esta tarde el arzobispo de Turín y obispo de Susa (Italia), Cesare Nosiglia, presidió una celebración en la capilla donde actualmente se custodia la Síndone, en un lateral de la catedral turinesa. El arzobispo invitó a la contemplación, proponiendo el mensaje de muerte y de vida que ofrece la Sábana Santa a quienes están sufriendo la pandemia. Recordando a Juan Pablo II que dijo que la Síndone es «espejo del Evangelio en el que podemos mirar y ver reflejada la humanidad que se abre al encuentro con el amor de Dios», el arzobispo invitó a los enfermos a dejarse mirar por el Rostro de Jesús. Porque es Jesús quien entiende la fragilidad en la que surge la Resurrección. Nosiglia señaló, además, que quien experimenta esta pandemia experimenta también la fragilidad de la condición humana.

Finalmente, rezó por los enfermos y sus familias, pidiendo que ayudemos a cada miembro de la sociedad para realizar su tarea y fortaleciendo el espíritu de solidaridad mutua. Además, pidió por los médicos y trabajadores de la salud, los educadores y trabajadores sociales en el desempeño de su servicio.

Por su parte, el Papa Francisco se unió a esta oración, la ostensión extraordinaria de la Sábana Santa. En una carta dirigida al arzobispo de Turín agradecía «este gesto que responde a la petición del Pueblo de Dios, duramente probado por la pandemia del coronavirus».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME