Iglesia en España Última hora

El arzobispo de Toledo: «Todas las parroquias tienen que tener Cáritas»

Tras la presentación de la memoria de actividades de Cáritas diocesana de Toledo del año 2019 el arzobispo, Francisco Cerro, quiso marcar algunas de las líneas de trabajo para los próximos meses. «Todas las parroquias tienen que tener Cáritas», afirmó. «Al igual que no puede haber una parroquia sin Eucaristía, ni sin transmitir la fe, tampoco puede vivir sin en servicio de los pobres, porque Cáritas pertenece a lo esencial de la vida de la Iglesia».

Cerro animó también a salir a las periferias y a dar respuesta a las nuevas pobrezas, tocando «la carne y la sangre de los pobres y evangelizando». Hizo referencia a la «caridad organizada que es Cáritas y es ahí donde está el Consejo diocesano y las Cáritas Parroquiales, pero la caridad de la Iglesia no acaba aquí».  Este era el primer encuentro con el consejo diocesano de Cáritas con el arzobispo de Toledo tras su toma de posesión en febrero.

Menos personas necesitaron ayuda en 2019 que en 2018

El equipo directivo de Cáritas presentó al consejo diocesano de la archidiócesis de Toledo la memoria económica de 2019. Uno de los datos que se desprenden de esta memoria es que un 31% de personas menos tuvieron necesidad de ayuda directa, aunque el número total de personas ayudadas por Cáritas diocesana de Toledo descendió solo en un 5,4%.

En 2019 se produjo un repunte en la economía, con más acceso al empleo, lo que se tradujo en un descenso de las personas que acudieron a Cáritas. En este sentido, Cáritas recuerda que aunque antes del COVID-19 la situación del empleo en las familias había mejorado, sí es cierto que «era un empleo muy inestable lo que ha provocado que tras la crisis sanitaria y social la mayoría de las personas hayan perdido su empleo y la pobreza severa haya crecido considerablemente».

A lo largo de 2019 Cáritas Diocesana de Toledo ha trabajado en una mayor y mejor profesionalización en las ayudas y un control más riguroso de los registros procedentes de las Cáritas Parroquiales. Cáritas Diocesana de Toledo está integrada por 144 Cáritas parroquiales y una interparroquial. Asimismo cuenta con una plantilla de 86 trabajadores y está desarrollando 43 programas.

Trabajó en la implantación del Proyecto Diakonía y la formación de los agentes; en dar respuesta a nuevas pobrezas con la consolidación del Proyecto Rompe tu Silencio y Proyecto Lázaro; la apertura del Economato Papa Francisco de Talavera de la Reina; el impulso de la formación y el empleo; la atención y acompañamiento a los migrantes, con el programa Cáritas Integra; el inicio de la actividad  de la primera empresa de inserción social, Inserta Toledo, con la contratación de los primeros trabajadores de inserción social.

1.713 voluntarios

Por otra parte, destacar el compromiso de los 1.713 voluntarios que constituyen el pilar básico e insustituible de la acción social de Cáritas, siempre desde la gratuidad, la cercanía y la acogida a los más necesitados. La labor de los voluntarios, supervisada por los profesionales contratados, supone que Cáritas diocesana de Toledo lleve a cabo una labor principalmente de acompañamiento a los más pobres, ayudándoles en su proceso de transformación y promoción para que puedan integrarse en la sociedad.

El equipo de voluntariado-Diakonía de Cáritas Diocesana de Toledo comenzó el año pasado un nuevo recuento de voluntarios de todas las Cáritas Parroquiales de la Archidiócesis, lo que supuso una actualización de la ficha de  voluntarios que ya está adaptada  a la legislación vigente en materia de protección de datos, menores, antecedentes penales, etc.

En 2019 se continuó con la formación del Proyecto Diakonía, formándose entre el curso 2018 y 2019, 110 voluntarios. A finales del año pasado 48 Cáritas Parroquiales ya habían implantado el Proyecto Diakonía.

Más inversión en 2019 que en 2018

Cáritas Diocesana de Toledo ha invertido en 2019 4,12 millones de euros – un 2,6% más que en 2018-, que se destinaron en dar respuesta a las distintas pobrezas que se están dando en la Archidiócesis de Toledo, como el aborto, la violencia, la falta de empleo, la vivienda, la inmigración, la drogodependencia, entre otras.

El Programa con mayor inversión es el de Acogida y Asistencia, con  921.898 euros, seguido de Hogar 2000 con 796.997 euros; Personas sin hogar con 612.908 euros; Empleo y Formación con 472.376 euros; 462.552,79 euros a Gestión y Administración;  183.825 euros a Migrantes; Vivienda, 131.990 euros; 105.211 euros a los programas de Mujer; y  42.933, 91 euros a Infancia.

Print Friendly, PDF & Email